La historia de la jugadora que popularizó la disciplina en el país con sus resultados desde 2012 se las rebuscó para entrenar en cuarentena, analiza sus chances olímpicas y también se sumerge en la ayuda social para una fundación.

“Estuve 85 días clavados adentro de mi departamento, sin salir. Y un día, ante la desesperación por entrenar, me apropié del pasillo de mi piso y de la escalera. Dejaba la puerta abierta y subía y bajaba, corriendo, saltaba y hasta hacía ejercicios con pelota. Imaginate los vecinos”, indicó la jugadora de 34 años.

Gallay asegura que hasta esta cuarentena, casi no conocía a los otros residentes del edificio, porque vivía viajando o entrenando. Pero, por la pandemia, los conoció y se hizo amiga. “Ponele”, remata, con humor, mientras completa la historia.

La preparación deportiva

“A mis 34 años, cuando me queda poco hilo en el carretel, es duro perder un año así. Y más cuando, con Fer (Pereyra, su compañero de dupla) arrancamos de cero en 2018 y este debía ser nuestro año para medirnos con las mejores”, reconoció.

“Encima, cuando volví a entrenar tuve una lesión en el hombro de la que recién estoy volviendo. Pero hay que aceptarlo y seguir, no queda otra”, explica la entrerriana queformó una inolvidable dupla con Georgina Klug –reemplazante de Virginia Zonta, con quien llevó a los Juegos Olímpicos2012- y le permitió ganar el oro panamericano en 2015, repetir su presencia olímpica en 2016 y destacarse en el circuito mundial.

La deportista que se crió en la ciudad de Nogoyá y cuando descubrió el vóley, durante cuatro años se entrenó sola durante la semana en su pueblo y cada finde viajaba a Aldea Brasilera, a 120 kilómetros, para poder competir con un club de aquella ciudad.

También vendió publicidades para sus remeras… Para estudiar la carrera de Educación Física se mudó a Gualeguay y, cuando se recibió, tomó dos trabajos, uno en el medio del campo, en Crucecita Octava, donde Ana recorría 70 kilómetros arriba de una moto, por caminos de tierra y con temperaturas heladas desde las 6.30.

Hoy la voleibolista no se amilana y ya se prepara para el 2021. “Para enero ya voy a estar perfecta de la lesión y en febrero comenzará la competencia. Estuvimos mucho paradas, sobre todo a diferencia de otras duplas importantes de la región y el mundo, pero la vamos a pelear”.

El sueño de Tokio 2021

“El torneo clasificatorio será en junio, en San Juan, y estamos bien ubicadas porque clasifican dos de Sudamérica. También buscaremos competir en el circuito mundial, buscando pasar las qualy y entrar al cuadro principal”, reconoció.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry