El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que “eran esperables” las expresiones de rechazo de grupos de acreedores a la oferta argentina de renegociación de la deuda.

El titular del Palacio de Hacienda, en diálogo con radio El Destape, enmarcó esa posición dentro de “un proceso en el cual la otra parte busca presionar para que la Argentina ofrezca más, pero ofrecer más no se puede porque no es sostenible y eso es algo que no vamos a hacer”.

Guzmán reiteró que la Argentina “ya está en una situación de virtual default” y sostuvo que “buscamos tener un programa nuevo con el FMI que implique no tener que pagarle nada de capital en los próximos tres años” y aún más allá de 2023.

El ministro explicó que “se analizó cuánta deuda se puede pagar, qué es sostenible, cuál es el sendero fiscal y comercial que el país puede sostener”, en forma previa al impacto del coronavirus “y ahora se nos presenta esta situación, que tiene efectos muy negativos sobre toda la economía mundial y la Argentina”.

“Hay baja precisión sobre hacia dónde va el mundo; nosotros revisamos y ajustamos las mediciones hacia abajo, pero antes del coronavirus ya estimábamos que no se podía pagar nada en los próximos años, por eso la oferta que realizamos incluyó un período de gracia de tres años”, dijo Guzmán.

Definió al respecto que “si (antes) no se podía pagar nada, con el coronavirus, menos aún, pero menos que nada también es nada”.

“Apostamos a que en algún momento se resuelve esto en el mundo y se puede pagar, pero esto tiene que estar alineado con la idea de que la economía argentina se ponga de pie, se recupere y esa recuperación no se vea ahogada por los pagos de deuda”, advirtió el titular del Palacio de Hacienda.

Insistió en que “lo que proponemos es responsable, porque es un compromiso que se puede cumplir” y comentó que “ya hubo bastantes conversaciones con los acreedores, de modo que ya había una idea bastante precisa de qué esperar”.

Guzmán agregó que “se ha discutido mucho sobre la capacidad de pago de la Argentina y no nos pusimos de acuerdo con los acreedores. Dicen que el país debería profundizar el esquema de austeridad fiscal, de contracciones en el cual debería generar confianza en ellos y acceder a financiamiento más barato, entonces el país va a poder crecer más”.

“Pero eso nunca ocurre, no venía ocurriendo, por el contrario la economía colapsó bajo el gobierno anterior y nosotros bajo ningún punto de vista le vamos a dar continuidad a ese camino”, aseguró el ministro.

“Ya estaba claro, añadió, lo que la Argentina podría ofrecer, porque hubo muchas discusiones, y está claro que ellos -en referencia a los bonistas- aspiran a otra cosa, pero lo que estamos haciendo es proteger a la Argentina y hacer una oferta responsable”.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry