Uno a uno, Diego Simeone abraza a sus jugadores. Su Atlético de Madrid cerró la Liga de España con un sprint final que incluyó tres victorias y se consagró campeón del torneo doméstico después de siete años, en los que Barcelona (4) y Real Madrid (2) habían ganado todos los títulos. En el estadio José Zorrilla, venció 2-1 a Valladolid, que descendió, y conquistó por 11ª vez el campeonato local.

La historia no comenzó bien. El equipo del Cholo, que tenía un duro duelo como visitante, perdía 1-0 por el gol de Óscar Plano a los 18 minutos. Pero casi simultáneamente sumó una buena noticia desde Valdebebas, donde su máximo rival cae con Villarreal y eso mantiene la ventaja de los albirrojos sobre los merengues en la tabla.

La escena se repitió en el segundo tiempo. Mientras en Madrid a Benzema el VAR le anulaba el empate, el argentino Ángel Correa se redimía de su error en el gol de Valladolid y de puntín ponía el 1-1. Un cuarto de hora después, Atlético lo dio vuelta cuando Luis Suárez hizo uso del manual de goleador, aprovechó un error y definió de zurda para un gol que valió un título.