Franco Soldano marcó el gol del 1-0. El “Xeneize” alcanza al equipo de Boedo en la punta.

Relajado por el triunfo copero en la altura de Quito (3-0 por la ida de los cuartos de final de la Libertadores), Boca fue a Banfield en busca de mejorar sus acciones en la Superliga que Gustavo Alfaro puso a varios de sus titulares, aunque sin exagerar el riesgo teniendo en cuenta la revancha del miércoles contra la Liga Deportiva Universitaria en la Bombonera.

Ni un minuto pasó desde el pitido inicial en el Florencio Sola que Boca ya se había puesto en ventaja. Franco Soldano definió una buena jugada colectiva (aunque con varios pifies locales) a los 20 segundos para poner arriba a los suyos, mientras Banfield todavía no había logrado hacerse con la pelota.

A pesar de caer en desventaja casi desde el vestuario, el equipo local no se achicó e intentó herir al Xeneize con sus armas: pelota por el piso y la velocidad de sus jóvenes valores. Sin embargo, ni el azar (palos y travesaños por doquier) ni Esteban Andrada (la gran figura del encuentro) le permitieron alcanzar el empate.

Así las cosas, Boca quedó como uno de los punteros del torneo, con diez unidades, junto a San Lorenzo y llega en alza de cara al Superclásico de la fecha que viene. Además, recibió sólo un gol en los ochos partidos que disputó esta temporada (ante Almagro, por Copa Argentina, cuando atajó Marcos Díaz); mientras que marcó 12.

Para Banfield, la derrota lo mantiene en la línea de los tres puntos, a la vez que se acercan sus perseguidores en la tabla de los promedios.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry