El presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que “se seguirá la orden” si decide decirle a las fuerzas armadas del país que tomen las calles.  Dado que algunos ya temen que el ex capitán del ejército, que está bajo fuego en múltiples frentes, podría estar preparando el terreno para interrumpir un traspaso pacífico del poder durante las elecciones presidenciales del próximo año, Bolsonaro , dio este viernes la señal más clara de que estaba dispuesto a desplegar los militares en las calles del país.

Con la crisis del coronavirus creciendo en Brasil, su presidente ha desestimado tanto el virus en sí como las medidas para contenerlo, advirtiendo en las últimas semanas sobre el supuesto caos social y los disturbios que él atribuye a las restricciones al movimiento y el comercio impuestas localmente por estados y ciudades individuales. Hablando durante una entrevista televisiva, Bolsonaro dijo que “no entraría en detalles sobre lo que estoy preparando”, pero advirtió que “si tuviéramos problemas, tenemos un plan de cómo entrar al campo. Las fuerzas algún día podrían salir a la calle ”.

Según Bolsonaro tal movimiento, sería para “restablecer el artículo 5 de la Constitución”, que hace referencia a los derechos individuales de la población brasileña, informó O Globo. Los comentarios de Bolsonaro, quien durante mucho tiempo ha elogiado la dictadura militar de dos décadas de Brasil, harán poco para calmar a los críticos que están preocupados por su politización del ejército. A otros les preocupa su compromiso con un traspaso pacífico del poder en caso de un resultado ajustado en las elecciones presidenciales del próximo año.

Tras haber apoyado las conspiraciones de Donald Trump de una elección robada el año pasado, que culminó con el asalto fatal de los partidarios del expresidente de Estados Unidos al Capitolio en Washington DC, Bolsonaro también ha hecho acusaciones infundadas de futuro fraude electoral en Brasil desde su elección en 2018. Si bien no es ajeno a las críticas, Bolsonaro actualmente se encuentra cada vez más bajo fuego, con el Senado recientemente lanzando una investigación sobre su manejo de la pandemia y hablando cada vez más de su posible juicio político.

Mientras tanto, las estrellas parecen estar alineándose para que su rival político más peligroso, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, compita con el presidente en 2022., La Corte Suprema de Brasil confirmó esta semana la decisión del mes pasado de que el controvertido juez Sergio Moro, quien fue posteriormente nombrado ministro de Justicia de Bolsonaro, había sido parcial al condenar a Lula da Silva por cargos de corrupción en 2017. La condena, que impidió al político de izquierda desafiar a Bolsonaro en 2018, fue anulada por el tribunal por motivos de procedimiento en marzo, y un juez de la Corte Suprema calificó la investigación por corrupción de Lula da Silva como “el mayor escándalo judicial en la historia del país”.

Días después, cuando una encuesta de opinión sugirió que Lula da Silva podría atraer  la mitad de los votos brasileños, y 12 puntos más que Bolsonaro, el expresidente criticó el enfoque de su actual sucesor sobre la pandemia como “idiota”, afirmando: “este país no tiene ningún gobierno ”, y ridiculizando la falta de vacunas disponibles, que Bolsonaro ahora está tratando de conseguir con urgencia.

Con frecuencia enfrentando a sus partidarios contra la corte suprema y el senado, Bolsonaro ha tratado de afirmar un control cada vez mayor sobre las fuerzas armadas de Brasil durante su mandato, designando a varios oficiales militares para puestos en el gabinete y muchos más en todo el gobierno.

“Si también consideramos algunos puestos burocráticos de segundo y tercer nivel, estamos hablando de miles, o tal vez decenas de miles de militares, activos o retirados, que hoy están en el gobierno brasileño”, dijo Guilherme Casaroes, politólogo y profesor en la escuela de Administración Pública de la Fundación Getulio Vargas. “Esto es muy, muy diferente de lo que hemos tenido en los últimos 35 años. Una de las piedras angulares de nuestra democracia civil fue precisamente mantener a los militares fuera de la política. Entonces, al, traerlos de vuelta a la política, el propio Bolsonaro que es un ex capitán del ejército, creo que está tratando de enviar un mensaje a todos sus oponentes políticos,” precisó.

Pero las fuerzas armadas de Brasil están en crisis y los comandantes de su ejército, fuerza aérea y marina renunciaron el mes pasado, después de que Bolsonaro despidiera a su ministro de Defensa y aliado durante mucho tiempo, el general Fernando Azevedo e Silva. “Lo más probable es que lo que ordenó Bolsonaro fue poner a los militares en las calles en los estados o ciudades en que los gobernadores o los alcaldes decidieron sobre algún tipo de restricciones sociales locales”, dijo el profesor Rezende.

Fuente: Página12

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry