Desde el complejo industrial de la firma Gensus SA en Avia Terai, el Gobierno provincial lanzó este viernes la campaña algodonera 2021-2022 que asistirá a 900 productores con una inversión de 233 millones de pesos, abarcando unas 60 mil hectáreas.

En ese marco el gobernador Jorge Capitanich, acompañado del ministro de Producción, Industria y Empleo, Sebastián Lifton, entregó semillas y combustible.

La campaña abarca a productores de hasta 300 hectáreas de algodón, con entrega de semillas para 80 hectáreas (200 toneladas de semillas), además de provisión de hasta 700 litros de gasoil en 2 etapas, la mitad para la siembra y el resto una vez constatada, lo que representa una asistencia récord para el sector en la provincia.

Capitanich recordó que estas medidas forman parte del Plan Chaco 2030 y que el objetivo es llegar a las 3 millones de hectáreas productivas.

“Con esta proyección, pretendemos generar 9 millones de toneladas de cereales y oleaginosas, 1.500 millones de dólares de exportación, con 5 millones de cabezas de ganado, que implicarían 250 mil trabajadores poniendo el esfuerzo y el compromiso por el desarrollo productivo, sostenible y sustentable en la provincia”, dijo.

Con cerca de 200 mil hectáreas de superficie sembrada de algodón, Chaco lideró la temporada anterior a nivel país, y la perspectiva para este nuevo año es poder incrementar a 260 mil hectáreas.

“Tenemos claro el objetivo de seguir sosteniendo y apuntalando nuestra concepción de provincia algodonera”, aseguró el gobernador.

Por eso resulta fundamental que en la campaña que inicia hoy los productores cuenten con el respaldo financiero y logístico del Estado provincial, así como con la continuidad del programa Semilleros y la solvencia del trabajo del INTA y de la firma Gensus -principales proveedores- en el desarrollo de variedades genéticas para una mejor productividad y rentabilidad.

Uno de los principales problemas que debía enfrentar el pequeño y mediano productor algodonero es que no podía tener acceso al uso de semilla certificada, fiscalizada y de primera multiplicación por los altos costos que esto representa.

Para hacer frente a esta problemática, el Gobierno lleva adelante el programa Semilleros de Algodón, con el objetivo de poder garantizarles acceso a esta herramienta fundamental en relación tanto con el INTA como con Gensus.

El rendimiento promedio histórico en la provincia estuvo en el orden de los 1.500 kilos por hectárea. Desde que el Gobierno de la provincia viene implementando este programa, los rendimientos promedios en las cuatro últimas campañas estuvieron en el orden de los 2.000 a 2.200 kilos por hectárea, con rindes al desmote del 34% y mejoras marcadas en la calidad de la fibra.

“Es un desafío de transferencia de tecnología y calidad. Para eso es muy importante la coordinación entre empresas como Gensus, INTA y el Estado y productores asociados, con el desarrollo de una red institucional de impacto”, sostuvo Capitanich.