Este martes, el Congreso de Chile autorizó el proyecto de ley que permite el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, el cual se había presentado hace más de cuatro años. Por lo que fue efusivamente celebrado por la comunidad LGTBIQ+.

La iniciativa se aprobó por 82 votos a favor, 20 en contra y 2 abstenciones en una memorable sesión de la Cámara Baja que culminó con aplausos. Horas antes se había revisado en la Cámara Alta, donde recibió el respaldo de 21 senadores, 8 votaron en contra y 3 se abstuvieron.

La nueva norma permite las uniones matrimoniales homosexuales y habilita la adopción de hijos, lo cual era uno de los puntos más discutidos. Además, se aprobó que "la filiación del hijo que nazca por la aplicación de técnicas de reproducción humana asistida quedará determinada respecto de las dos personas que se hayan sometido a ellas".

La presidenta del Senado, Ximena Rincón, dijo que “legislar el matrimonio igualitario significa coherencia con los derechos humanos, con el fin de la discriminación arbitraria”. Y añadió: "Hoy se da el último paso de un tema que debió zanjarse hace una década”.

Ahora el proyecto espera su promulgación como ley por parte del actual presidente Sebastián Piñera, para que Chile se convierta en el octavo país de Latinoamérica en garantizar la unión marital entre personas del mismo sexo, al igual que lo hizo Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Ecuador, Costa Rica y varios estados de México.

El proyecto de ley ingresó al Congreso hace cuatro años

La expresidenta chilena Michelle Bachelet propuso en el Congreso,  que se apruebe el matrimonio igualitario en el año 2017, para avanzar en los derechos de la comunidad LGTBIQ+ que hasta el momento solo podían unirse a través del Acuerdo de Unión Civil, una forma de concubinato.