'Cobra Kai' se convirtió en un fenómeno mundial tras su llegada al catálogo de Netflix, pero previamente ya se habían estrenado dos temporadas que dejaban claro que esta secuela televisiva de la franquicia 'Karate Kid' merecía mucho la pena.

Eso sí, la primera tanda de episodios era claramente superior a la segunda, quedando la duda de hasta qué punto sus responsables lo tenían todo bien planeado más allá de su sorprendente arranque.

La cosa mejoró con la tercera, pero la cuarta temporada es la confirmación definitiva de que 'Cobra Kai' todavía puede darnos grandes alegrías, hasta el punto de que me queda la duda sobre si es incluso mejor que la primera.

Vistos sus cinco primeros episodios, lo que sí queda claro es que la serie lo está dando todo con esa rivalidad llamada a explotar en ese torneo de karate en el que los protagonistas han puesto mucho en juego.

La gran novedad de esta cuarta temporada es el regreso de Terry Silver, el villano pasado de vueltas que Thomas Ian Griffith interpretó en 'Karate Kid III: El desafío final'. La serie siempre se las había ingeniado para integrar con soltura este tipo de regresos, pero Griffith llevaba alejado de la actuación desde 2007 y el personaje era una glorificación del exceso, lo que podría haber desequilibrado la serie.

Por suerte, los responsables de 'Cobra Kai' han optado por un enfoque diferente cuando Silver entra en escena. Ahí se vuelve a apostar por ese toque cómico que tantas alegrías nos ha dado en la serie para luego ir recuperando poco a poco al Silver que conocíamos, ya que por ahora se mantiene a la sombra de Kreese (Martin Kove).

Una decisión acertada para ir introduciendo una energía diferente en la serie, lo cual empieza a ir a otro nivel cuando Daniel descubre que ese otro archienemigo suyo está de vuelta. Genial el momento en el que la esposa (Courtney Henggeler) del personaje interpretado por Ralph Macchio le pregunta si quedan por volver más villanos de 'Cobra Kai' del pasado de su marido.

Una de las consecuencias de esa decisión es que el foco de la serie vuelve a pasar a los personajes adultos, en parte porque la alianza entre Daniel y Johnny (William Zabka) no quita para que las grandes diferencias entre ambos sigan ahí.

En 'Cobra Kai' ha sido habitual recurrir a acercamientos entre ambos, siendo cada vez más conscientes de aquello que les une, para luego alejarlos de nuevo. ¿Será la cuarta temporada cuando zanjen sus rencillas de forma definitiva? Tengo mis dudas.

Otro detalle importante es que estos primeros cinco episodios funcionan a modo de avanzadilla, situando de nuevo a los personajes principales. Por ejemplo, los estudiantes de Daniel y Johnny se verán afectados por conocer un método de combate muy diferente al que estaban acostumbrados, algo que se notará sobre todo en los casos de Miguel (Xolo Maridueña) y Samantha (Mary Mouser), aunque el arco narrativo de Hawk (Jacob Bertrand) también se antoja interesante.

Y es que lo dicho previamente no quiere decir que la serie se olvide de los personajes jóvenes, permitiéndose incluso introducir uno nuevo que añade una nueva capa a esas rivalidades habituales en la serie.

No es una subtrama fascinante -el tema del bullying daba más de sí-, pero sí que aporta tanto a 'Cobra Kai' en su conjunto como a algunos personajes en particular algo más de profundidad, lo cual le sienta muy bien sin por ello dejar de lado su naturaleza de puro entretenimiento revisionista pero al mismo tiempo respetuoso.

Antes de empezar esta cuarta temporada, no me habría importado que fuese la última, pero una vez metido en materia me alegro de que Netflix anunciase hace meses que, como mínimo, tendremos una quinta. Este cóctel de diversión, nostalgia y rivalidades ha vuelto a demostrar que todavía puede dar mucho de sí. Que sigan contando conmigo.

Fuente: Espinof

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry