- Evitar la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Buscar la sombra y permanecer en espacios ventilados.

- Usar protector solar con factor de 30 o más y renovarlo cada 2 horas.

- Los bebés menores de 1 año no deben recibir el sol directo. Desde los 6 meses en adelante deben usar protector solar (FPS 50 o mayor), renovado cada 2 horas.

- Evitar la actividad física, pero, de hacerlo, elegir las horas de menos calor, con ropa holgada, liviana y de colores claros.

- Cubrirse la cabeza con un gorro o un pañuelo.

- No esperar a tener sed para tomar agua. Hacerlo antes, durante y después del ejercicio.

- Para evitar el agotamiento por calor y golpe de calor (trastornos ocasionados por el aumento de la temperatura del cuerpo), además de la hidratación se recomienda cuidar la alimentación.

- En esos casos se recomienda dar el pecho a los lactantes con mayor frecuencia y ofrecer a los niños abundante agua segura y jugos naturales durante todo el día.

- No ofrecer bebidas con cafeína o con alto contenido en azúcar como las gaseosas.

- No ofrecer bebidas muy frías o calientes, ni tampoco comidas pesadas.

- Para los jóvenes y adolescentes, no consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido.

- Tampoco se debe tomar cerveza para aliviar la sed y el calor.

Fuente: Télam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry