En la mañana de este viernes, el Tribunal Oral de Resistencia sentenció a la exintendente Aída Ayala a tres años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y a Jacinto Sampayo condenado como coautor del delito de lavado de activo a la pena de tres años y seis meses de prisión.

Se los declaró culpables de favorecer a la empresa de recolección de residuos PIMP SA durante su gestión en el municipio.

Luego de seis años del inicio de la causa Lavado II, el Tribunal Oral de Resistencia, integrado por los jueces Enrique Bosch, Juan Manuel Iglesias y Noemí Berros dictaminó como responsables a Ayala y a Sampayo por el lavado de 260 millones de pesos.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Jacinto Sampayo, fue catalogado como el ideólogo de todo el despliegue de la "organización ilícita que se apropió de recursos públicos para luego blanquearlos mediante diversas maniobras".

Asimismo, entre los demás imputados sobre la causa destaca la figura de Daniel Alejandro Fischer, quien fue condenado por seis años ya que según la Justicia fue acusado de conformar "una organización destinada a la obtención de beneficios económicos, a través de la implementación de mecanismos articulados para resultar adjudicatarios de determinadas prestaciones por parte de la Municipalidad de Resistencia, valiéndose para ello de la conformación de sociedades creadas a medida tanto para resultar beneficiados en las licitaciones, y al mismo tiempo para ocultar la identidad de los verdaderos dueños".


COMPARTIR