‘Detrás de sus ojos’ se ha convertido en el último bombazo de Netflix. Esta miniserie que adapta la novela homónima de Sarah Pinborough lleva varios días liderando la lista de lo más visto de la plataforma y generando mucha conversación en redes sociales.

Ciñéndonos al punto de partida, la serie no se desvía demasiado de lo que ya hemos visto en otras ocasiones. Por ejemplo, el inicio de ‘Anatomía de Grey’ con Mederith liándose con Derek para descubrir al día siguiente que es su nuevo jefe. Sin embargo, aquí eso no es algo que se concrete y sirve para darnos nuevos matices de Louise y David posteriormente, con ella divorciada porque su marido le puso los cuernos y él resistiéndose a engañar a su mujer aunque la chispa en su matrimonio parece haberse apagado hace ya mucho tiempo.

Eso lleva a que, por un lado, la serie nos cuente lo inevitable, porque sencillamente no tendría razón de ser sin que esa química que hay entre ambos se materialice, pero la novedad es que eso suceda cuando Louise ha iniciado en paralelo una amistad con la esposa de él.

Ese peculiar triángulo que plantea la serie pone al espectador en una inesperada situación a la hora de interiorizar lo que nos está contando. Amante de él, nueva mejor amiga de ella. Esa es una mezcla condenada a acabar mal y la serie no tiene problemas en ir echando mano de diferentes casualidades para llevar la historia a su terreno.

Por ahí, podría decirse que ‘Detrás de sus ojos’ peca un poco de tramposa, pero tampoco es nada especialmente exagerado hasta ahora, logrando transmitir la idea de que todo eso estaba destinado a suceder.

La clave está en la forma de abordarlo por parte del personaje interpretado por Brown, quien logra salir airosa en lo referente a que nos lo podamos creer y también a que su personaje no caiga mal al espectador pese a la actitud que adopta. A fin de cuentas, la propia Louise parece asumir que tanto David como Adele parecen ser más felices cuando están con ella que cuando pasan tiempo juntos.

Ahí cualquiera tendrá sus propios conjeturas a lo largo de la serie, ya que está claro que es una incógnita con la que ‘Detrás de sus ojos’ juega de forma intencionada para ilustrar el distanciamiento entre David y Adele.

Cómo se solucione eso resultará vital a la hora de valorar la serie en su conjunto, pero por ahora sirve para añadir una capa de suspense adicional que ayuda a que el espectador quiera seguir viendo más episodios. Todo apunta a un asesinato, pero habrá que ver los términos.

‘Detrás de sus ojos’ plantea un curioso triángulo romántico rodeándolo de una capa de misterio que invita a querer saber cómo se resuelve, sobre todo teniendo en cuenta que son apenas seis episodios. Más allá de eso, cumple pero no enamora.

Fuente: Espinof

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry