Pese a sus esfuerzos por sellar acuerdos con México y Centroamérica para frenar los flujos masivos de migrantes y refugiados, Estados Unidos registró en abril, por segundo mes consecutivo un récord en el número de detenciones en la frontera sur, desde principios del año 2000.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) informó este martes que en total detuvieron a 178.622 migrantes y demandantes de asilo, la mayoría adultos solteros y familias enteras oriundas de México, Honduras y Guatemala, según reprodujo la agencia de noticias Spunik.

De estos detenidos, 111.714 fueron retornados de inmediato a México, bajo el argumento del aumento de riesgos de contagio provocados por la pandemia de coronavirus.

Los números de abril demuestran que ni las advertencias del nuevo Gobierno de Joe Biden de que no permitirán ingresos masivos de personas ni sus intentos porque México y los países centroamericanos mejoren las condiciones locales han hecho mella en las familias que siguen jugándose todo, incluso la vida, para llegar al territorio estadounidense.

Ya marzo había registrado un número récord desde el año 2000 con más de 172.000 detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México, y el salto había sido cualitativo desde los 78.444 en enero, cuando Biden asumió el día 20, y los101.028 en febrero.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry