"Por favor les pido que no nos abandonen", gritó este viernes Mario, el padre de Lucas González, desde la terraza de su casa de Florencio Varela. Abajo, los amigos de su hijo, que se acercaron en una marcha para pedir justicia, respondieron: "Acá vamos a estar presentes".

En el día posterior a la muerte del chico de 17 años asesinado por la Policía porteña, el juez Alejandro Cilleruelo, del Juzgado Nacional de Menores N° 4, dictó el sobreseimiento de la causa por "averiguación de ilícito" de los tres chicos que viajaban con Lucas, causa por la que estuvieron detenidos 24 horas.

Tras dejar en claro que los "únicos y verdaderos imputados" son los agentes Gabriel Isassi, José Nievas y Fabián López, el juez se apartó del caso, que quedó a cargo del Juzgado de Martín Del Viso.

Además, los amigos de Lucas brindaron sus primeras declaraciones públicas en las que no solo ratificaron que no hubo tiroteo alguno, sino que denunciaron los maltratos sufridos por parte de los agentes que los retuvieron durante 24 horas.

Ante la prensa, Mario volvió a repetir: "No nos abandonen y que todo salga a la luz". Este lunes habrá una marcha a Tribunales para reclamar justicia por el chico asesinado.

"Lucas presente"

"Justicia por Lucas", decía la larga bandera que sostenían los amigos del chico cuando, a las 17 horas del viernes, llegaron a la puerta de la casa de sus padres en Varela. Al costado de la consigna, dibujaron un escudo de Defensa y Justicia, club del que la familia es hincha. Después de un minuto de silencio, resonó el grito de "Lucas presente".

Fue entonces que Cintia y Mario, sus padres, salieron a la terraza para agradecer el acompañamiento: "Por favor les pido que no nos abandonen", gritaba el hombre entre lágrimas, para luego llamar a movilizar este lunes a las 19 horas en la marcha que la familia convoca al Palacio de Justicia.

El día había comenzado con la noticia del sobreseimiento de los tres chicos. "Por no haber cometido el hecho", escribió Cilleruelo en su resolución, en la que además aclaró que "los únicos y verdaderos imputados en autos resultaban los policías”.

“La policía en una democracia no puede actuar bajo ningún concepto de modo subrepticio y sin debida identificación, menos cuando están ordenando la detención de un vehículo del cual, como se comprobó, no partió agresión de ninguna naturaleza”, sostuvo Cilleruelo.

Un juez incompetente

Sin menores en la causa, el juez se declaró incompetente y remitió el caso al Juzgado Criminal y Correccional 7, cuyo titular es Del Viso. La Fiscalía a cargo de la instrucción, en tanto, es la número 32, de Leonel Gómez Barbellá. Se evalúa, también, si se le dará intervención a la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin).

Antes de desligarse de la causa, Cilleruelo dictó la prohibición de salida del país de Isassi, Nievas y López, aunque finalmente no ordenó sus detenciones. Tampoco lo había hecho, al cierre de esta edición, el juez Del Viso.

“No podemos creer que los asesinos a sangre fría aún estén impunemente en libertad”, dijo al mediodía del viernes el abogado Gregorio Dalbón, que tomó la representación legal de la familia de Lucas. En conferencia de prensa, y acompañado de los padres del chico, Dalbón sostuvo que buscará llevar a juicio político en el Consejo de la Magistratura a Cilleruelo:

"El juez de menores tuvo la causa y se la sacó de encima dejando libres a los policías", señaló.

"Pido que estas personas que están libres, estén presas, todos los culpables", agregó Mario, que ante la prensa repitió el pedido de acompañamiento de cara al proceso judicial que recién comienza.

Además, el abogado sostuvo que los policías “hicieron un desastre y lo van a pagar con prisión perpetua".

"Son autores penalmente responsables de homicidio doblemente calificado", aseguró el letrado, que aclaró que tomó a la representación de la familia porque su hijo jugó con Lucas en las inferiores de Racing, antes de que el chico llegara a Barracas Central. "Esto no tiene que ver con grietas ni pensamientos políticos, este hijo podría ser el de cualquiera de nosotros", indicó Dalbón.

Además de la marcha en Varela, en Barracas se organizó una misa por Lucas. En la Parroquia de Caacupé, de la Villa 21-24, a metros del predio en que el chico entrenaba con la sexta división de Barracas Central, el Padre Toto de Vedia ofició la ceremonia en su honor. Todo el fútbol se vistió de luto en homenaje a Lucas: la AFA decretó tres días de duelo en su memoria (ver aparte).

"Del vehículo nunca se efectuaron disparos"

Todavía no se realizó la autopsia del cadáver de Lucas, por una serie de procedimientos necesarios para la donación de órganos. Al cierre de esta edición, la familia todavía esperaba que le entregaran el cuerpo para poder realizar el velatorio. Los padres tomaron la decisión de donar los órganos de Lucas: "El corazón de mi hijo va a estar latiendo en algún lugar del mundo", sostuvo Cintia.

En tanto, están en proceso todavía los peritajes a cargo de la Policía Federal. Además de las vainas 9 milímetros, las tres reglamentarias de los agentes y la famosa arma de juguete encontrada ocho horas después de los hechos en el auto de los chicos, en ese vehículo no se halló más que ropa de fútbol, mochilas, botineros y galletitas.

De las cámaras de seguridad, hasta el momento solo se conocieron las imágenes de una. Allí se ve al Nissan Tiida de la brigada sin identificación, que persigue (sin sirena) al Suran de los chicos, y luego dos agentes mujeres que corren detrás. Las dos agentes serían las que los amigos de Lucas señalan como aquellas en las que buscaron auxilio y los terminaron esposando.

Los testigos claves

Los testimonios de los tres chicos serán claves en la causa. Este viernes, dos de ellos, Julián (el que manejaba) y Niven decidieron hablar con los medios por primera vez (ver aparte).

Además de ratificar que no hubo tiroteo alguno, denunciaron que los policías, con Lucas ya baleado, los tiraron contra el piso, los esposaron, los trataron de delincuentes y los mantuvieron detenidos de forma irregular durante 24 horas.

Hasta el momento, el Ministerio de Justicia y Seguridad solo pasó a disponibilidad a los tres agentes que manejaban el Nissan, pero no lo hizo con nadie más.

¿Qué pasa con esos otros efectivos que violentaron a sus amigos? Dalbón indicó que buscará que "lo que hicieron dejándolos presos toda la noche también se pague". Los chicos denunciaron, además, que la atención médica para Lucas demoró demasiado tiempo.

El reconocimiento de D'Alessandro

Temprano en la mañana del viernes, el ministro Marcelo D'Alessandro tocó varios de los temas que había dejado abiertos en la conferencia del jueves.

"Del otro vehículo nunca se efectuaron disparos", reconoció en diálogo con Radio con Vos, en relación al auto de los chicos.

También confirmó que los policías no se identificaron, que no tenían chalecos ni placa y que no pusieron la sirena. Sobre el operar de la brigada de civil, aseguró que actúan "o por orden judicial o en prevención de modalidades de delitos que teniendo el uniforme no se podrían".

Aún no respondió si había tal orden judicial o cuál era la "modalidad" del delito de esos cuatro chicos que volvían de jugar a la pelota.

Tampoco informó cuántas de estas brigadas operan diariamente en la Ciudad de Buenos Aires y con qué objetivo.

Por todo esto, la oposición porteña presentó en la Legislatura un pedido de interpelación del ministro (ver aparte). En tanto, Dalbón informó que este sábado se reunirá con D'Alessandro.

Fuente: Página12

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry