El presidente, Alberto Fernández, sostuvo que “el capitalismo debe ser repensado a la luz de la experiencia que la misma pandemia nos ha marcado” y afirmó que “no es posible pensar la economía sin ética”.

Fernández anunció la creación del Consejo Económico y Social en el CCK, junto al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, quien presidirá el órgano multisectorial destinado al abordaje de políticas de Estado a largo plazo.

“Como dice el papa Francisco, esta cultura del descarte nos ha llevado al peor de los mundos.

Si bien es cierto que el capitalismo existe, también es cierto que debe ser repensado, a la luz de la experiencia que la pandemia nos ha marcado”, sostuvo el mandatario. El Presidente reflexionó que “estar tanto tiempo el uno contra el otro nos ha dejado en medio de una sociedad profundamente injusta y desigual desde lo social”.

“Una sociedad que condena al 40 por ciento a vivir en la pobreza. Una sociedad con violencia de género y femicidios. ¿Cuánto tiempo más debemos ver la inacción de la justicia y la policía?”, se preguntó el mandatario.

En este punto, Fernández afirmó que, “si seguimos haciendo lo mismo, solo obtendremos los mismos resultados”.

“No es posible pensar una economía sin ética, la economía es una ciencia humanista aunque nos hayamos olvidado de eso, y lo primero que tiene es poner en valor al hombre y a la mujer en una sociedad”, subrayó.

En cuanto a los designados integrantes del Consejo Económico y Social, el mandatario dijo que fueron “convocados para que, de una vez por todas, construyamos un país con otra lógica, la del diálogo y el encuentro”, y enfatizó que “no es una mesa para ver qué interés predomina”.

“No tengo idea cuántos opositores hay acá porque no les pregunté lo que piensan: son de sectores sociales, económicos, de trabajadores, de movimientos sociales. No tengo idea si son oficialistas o no lo son”, añadió.

El organismo será creado mediante un decreto presidencial y estará conformado por 30 miembros surgidos del diálogo con los sectores empresariales, gremiales, académicos y de la sociedad civil; y su función será elaborar una agenda institucional que supere la coyuntura y marque políticas de Estado para los próximos 30 años.

Por su parte, Beliz explicó que el Consejo tendrá cinco misiones que tendrán cinco proyectos transformadores en las áreas de comunidad del cuidado y seguridad nutricional, productividad con cohesión social, cambio climático ecológico y desarrollo verde, trabajos y educación del futuro, y calidad institucional.

“Este Consejo fue largamente reclamado, diseñado y soñado por diversos sectores de la vida institucional y social del país. Tiene que ser la voz de los olvidados, los que integran el basurero de la historia que no tienen lugar en la mesa de los argentinos”, dijo Beliz.

“Tenemos tres consignas: dialogar, organizar los acuerdos y acompañar las decisiones”, enumeró secretario de Estado, tras subrayar que “el Consejo no puede ser simplemente la voz de quienes estamos aquí reunidos sino que debe ser la voz de los que no tienen voz, de los olvidados”.

10 claves

El órgano multisectorial lanzado por el Presidente, que tiene como titular al secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, incluye diez puntos centrales para cumplir su objetivo de un abordaje de políticas de Estado a largo plazo, según un informe elaborado por Presidencia de la Nación.

  1. Primero los últimos: cualquiera sea el tema en tratamiento, el enfoque prioriza la integración de los más pobres y excluidos.
  2. El bien común: se representa a un sector para incorporar valor desde allí a proyectos compartidos integradores y superadores, no para pujar por ventajas individuales.
  3. Foco en el futuro: proyectos y soluciones creativas que nos unan por sobre las diferencias legítimas en ideologías, intereses o visiones sobre el pasado.
  4. De lo simple a lo complejo: hacia las grandes metas, por pequeños pasos, no dejando para después lo que se puede resolver hoy.
  5. Confianza: no sólo importa el impacto de los proyectos, sino también cómo crecen los lazos de pertenencia, la colaboración y el aprendizaje en la acción.
  6. Subsidiariedad, respetando a las instituciones existentes y sus ámbitos de actuación: el CES no sustituye a ministerios ni a actores sociales, sino que los potencia.
  7. Resultados: proyectos técnicamente sólidos, innovadores, estratégicos y medibles, con financiamiento y victorias tempranas que los consoliden.
  8. Enfoque sinérgico y contracíclico: las misiones no son compartimentos estancos, se retroalimentan entre sí y buscan una visión compartida de largo plazo.
  9. Diversidad y capilaridad: una estrategia federal y participativa, con perspectiva de género, que en su funcionamiento revele el espíritu integrador de su visión de país.
  10. Compromiso de los actores de transformar cada acuerdo en una voluntad efectiva de implementación de proyectos y cambio.

Fuente: Télam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry