La Ciudad de Resistencia sigue adelante con los operativos de saneamiento integral y prueba de ello fue el trabajo que realizó una cuadrilla de trabajadores municipales en la zona sur, más precisamente en las 40 Viviendas del barrio El Porvenir, en inmediaciones al riacho Arazá y el límite con Barranqueras, donde las personas arrojaron residuos, poniendo en riesgo el funcionamiento de los sistemas de desagües naturales como así también la calidad de vida de vecinos y vecinas.

Allí, en el marco del programa “Resistencia + Limpia”, unos 10 operarios comunales llevaron adelante la limpieza y erradicación de un minibasural, mediante la utilización de una máquina retroexcavadora, una minicargadora y dos camiones volcadores, respondiendo así también a las necesidades de barrios linderos como San Antonio y Edison.

En el lugar del operativo, el secretario de Servicios Públicos, Claudio Westtein, lamentó que se repitan estas situaciones de arrojo de residuos en la vía pública y mencionó que el caso puntual en el barrio El Porvenir era propenso a taponar los sistemas de desagües naturales del riacho Arazá.

Expresó que el objetivo de la Ciudad es que su logística evite volver sobre los mismos lugares intervenidos y que para ello se necesita la colaboración de los vecinos y las vecinas, tanto para cuidar su espacio como para denunciar a quienes arrojan residuos.

Bajo esos conceptos, indicó que cuando asumió la presente gestión municipal había más de 400 minibasurales y destacó la recuperación de esos sitios y la transformación de algunos de esos puntos intervenidos en espacios recreativos, junto al acompañamiento de vecinos.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry