Con 'El poder del perro', Jane Campion, además de haber conquistado más que merecidamente festivales como Venecia, Toronto o San Sebastián, captura la esencia más pura del "cine del oeste" y la retuerce hasta dar forma a una de las obras más impresionantes de 2021. 

Un torrente de emociones canalizado a través de unos personajes tan brillantes como el propio largometraje, y de una exploración de la identidad, el legado y la masculinidad tan sensible como desoladora.

Después de dar infinidad de vueltas al contenido de este texto, aún no creo haber encontrado las palabras exactas para describir con precisión la experiencia única y el viaje repleto de sensaciones a flor de piel en los que me ha sumergido 'El poder del perro'; cuya deconstrucción del género muta conforme avanza por sus 128 minutos de árido metraje, invitando a mirar con atención y desconcierto ante lo imprevisible, y alimentando una sensación de angustia constante casi existencialista que trasciende a la pantalla.

La película arranca bajo la forma de una épica con feudo familiar de por medio ampliamente reconocible. El choque entre dos hermanos con personalidades opuestas como las dos caras de una moneda tras la aparición de una mujer y su hijo en el núcleo del hogar, da pie a un reflejo visceral de la violencia intrínseca del género que no necesita mostrar un sólo revólver en pantalla; valiéndose únicamente de personajes recluidos en sus propias psiques, virilidades tóxicas, y de unas sensaciones de angustia y desasosiego sutiles e incisivas.

Poco a poco, el aparentemente errático cúmulo de sentimientos encontrados, tensión a flor de piel, enemistades e impulsos animales comienza a cobrar sentido.

Llegados a un mid point que cambia radicalmente el rumbo del relato, los protagonistas, hasta el momento inmóviles en sus arquetipos y atrapados en sus corazas autoimpuestas, comienzan a evolucionar; abriendo paso a un glorioso estudio de personajes sumidos en un mundo al que no pertenecen y canalizados a través de unas interpretaciones soberbias —lo de Benedict Cumberbatch es, sencillamente, de otro planeta—.

Si 'El poder del perro' deslumbra hasta tal punto, es gracias a una precisión narrativa excepcional. Campion se toma su tiempo en cocinar a fuego muy lento la historia, y se ve obligada a tomar ciertas decisiones un tanto peculiares en lo que respecta al tiempo en pantalla de algunos personajes principales, pero el conjunto no deja de ser tan impecable como el uso del subtexto.

Gracias a él, frases sueltas, interacciones y reacciones sustituyen al siempre nefasto exceso de exposición, reivindicando la fuerza de la narrativa cinematográfica en su máxima expresión.

Si a todo esto sumamos un anticlímax capaz de rediemsionar en cuestión de minutos todo lo visto hasta el momento, y una factura técnica y artística impresionante coronadas por la fotografía de Ari Wegner y por la banda sonora de un Jonny Greenwood tan lúcido como de costumbre, la sensación de estar ante una de las grandes joyas de 2021 no hace más que confirmarse. 

Una muestra de gran cine en su máximo exponente, incómodo, duro y, al mismo tiempo, delicado, que hace justicia a un género histórico repleto de clásicos imperecederos.

Fuente: Espinof

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry