as gimnastas estadounidenses Simone Biles, McKayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman cuestionaron a la Oficina Federal de Investigaciones, FBI, ante la Comisión de Justicia del Senado por negligencia en la investigación tras su acusación a Larry Nassar, ex médico de la selección nacional de su deporte, por abusos sexuales.

Biles, Maroney, Nichols y Raisman aseguraron haber sido víctimas de Nassar, que en 2018 quedó condenado a 175 años de prisión, por abusos a más de 150 gimnastas. Durante la audiencia se está examinando el modo en el que el FBI gestionó la investigación tras la denuncia, presentada por primera vez a la agencia en 2015.

Las deportistas declararon ante el director del FBI, Christopher Wray, y el inspector general del departamento de Justicia, Michael Horowitz. En un reporte de julio, este último afirmó que diversas violaciones a los protocolos provocaron meses de demora y que mientras la investigación estaba estancada el ex médico abusó de decenas de víctimas.

Biles culpó no solo a las entidades deportivas sino también a las autoridades federales que “hicieron la vista gorda” ante los crímenes cuando cientos de jóvenes padecieron ataques sexuales. “Culpo a Larry Nassar y también culpo a todo un sistema que permitió y perpetró su abuso”, dijo entre lágrimas en su testimonio ante la comisión judicial del Senado. La atleta agregó que la Federación de Gimnasia y el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos sabían que el médico oficial del equipo había abusado de ella mucho antes de que Biles lo denunciara.

Maroney, otra medallista dorada olímpica, contó a los senadores que una noche, cuando tenía 15 años, encontró al médico encima de ella mientras estaba desnuda. Agregó que entonces pensó que iba a morir. Maroney dijo que el FBI la “minimizó” y la “ignoró” después de que denunciara a Nassar y que la agencia retrasó la investigación mientras se abusaba de otras deportistas. “Si ellos no van a protegerme, quiero saber a quién están tratando de proteger. Durante mucho tiempo todas nos cuestionamos por qué no nos validaba alguien más, dudamos de lo que nos pasó. Y creo que eso hace que el proceso de sanación sea más largo”, agregó.

La audiencia es parte de un esfuerzo del Congreso para responsabilizar al FBI, después de múltiples errores en la investigación, incluidas las supuestas demoras que habrían permitido a Nassar abusar de más jóvenes gimnastas.

Una investigación interna del Departamento de Justicia difundida en julio señaló que el FBI cometió errores fundamentales en la investigación y no trató el caso con “la mayor seriedad” después de que la federación de gimnasia informara por primera vez las acusaciones a la oficina del FBI en Indianápolis en 2015. El FBI ha reconocido que su conducta fue imperdonable, ya que al menos 40 niñas y mujeres han dicho que fueron víctimas de ataques una vez que el organismo ya al tanto del problema.

Por su lado, Raisman, otra de las campeonas olímpicas, enfatizó que la “repugna” que todavía estén buscando respuestas, seis años después de las acusaciones originales. Mientras tanto, el médico cumple en Michigan condenas de décadas en prisión por agresiones sexuales y posesión de pornografía infantil. Durante los últimos cinco años, cientos de deportistas han revelado que Nassar había abusado de ellas mientras pretendía tratar sus lesiones.

Fuente: LN

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry