La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien fue dada de alta el sábado tras la histerectomía que se le había realizado el jueves anterior en el sanatorio Otamendi, no viajará a su provincia el próximo fin de semana a pesar de haber evolucionado de manera favorable.

Los médicos de cabecera de la titular del Senado le recomendaron no realizar el viaje de más de tres horas de vuelo hasta Río Gallegos, donde debería emitir el voto, tal como lo hace de manera habitual.

Fuentes de su entorno confirmaron que la vicepresidenta continuará con su recuperación en su departamento del barrio porteño de Recoleta.

Cristina Kirchner fue operada el pasado jueves, cuando se le practicó una "histerectomía ampliada por vía laparoscópica" y, según los partes médicos, la vicepresidenta está cursando "un posoperatorio normal, en buen estado general de salud".

El procedimiento quirúrgico que se le realizó a la titular del Senado consiste en la extirpación del útero, que puede ser parcial o total, e incluir trompas y ovarios.

Al llevarse a cabo por la vía laparoscópica, se aplicó una técnica basada en la utilización de pequeños tubos que se insertan en el abdomen, lo que permite hacer incisiones más pequeñas, genera menos trauma y reduce el riesgo de infección.

La cirugía estuvo a cargo de un cirujano especializado en tocoginecología en el marco de una práctica que estaba programada con varios días de antelación.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry