Mediante un comunicado, la Oficialía Mayor de la Cámara de Diputados de Bolivia dispuso la entrega de celulares a todos los diputados titulares y suplentes. A partir del primero de julio, los legisladores bolivianos pueden retirar un equipo Samsung A55 5G desde una oficina del Congreso.

Según las tiendas locales, este modelo ronda los 3.000 a 4.600 pesos bolivianos. En total, 278 miembros de la Cámara Baja boliviana recibirán equipos, lo que significaría un gasto de 1.278.800 pesos bolivianos, casi 186.000 dólares. La decisión de entregar los teléfonos a los parlamentarios no fue bien recibida por los funcionarios públicos.

La figura más prominente en manifestarse fue el ex presidente, Evo Morales. En su cuenta de X, el ex mandatario dijo: «Es lamentable que algunas autoridades electas no entiendan ni la crisis que atravesamos ni los problemas de la gente.

La situación económica del país es grave y debemos mostrar que el dinero no se utiliza para cuestiones superfluas. No pude haber austeridad para la gente y privilegios para la política».

En la misma publicación agregó en la misma línea: «Esa no es la Revolución Democrática y Cultural por la que el pueblo luchó. Los diputados adquieren, con el dinero del pueblo, celulares que podrían costearse con sus altos ingresos». El salario aproximado de los legisladores es de 20.000 pesos bolivianos.

El diputado de Comunidad Ciudadana, Juan José Ormachea, afirmó que no retirará el equipo que le corresponde. El funcionario afirmó que «en el contexto de crisis económica, no amerita comprar nuevos teléfonos para el Parlamento». «Me parece un despropósito que en el año del debacle económico, los diputados estemos recibiendo celulares», afirmó.

En la otra mano, el presidente de la Cámara Baja, Israel Huayatari, desestimó estas criticas y explicó que los nuevos celulares «no son un regalo». El jefe de Diputados dijo: «Nosotros tenemos que devolverlos, no son donaciones. Nos los conceden por el tiempo en que seamos parlamentarios. En su debido momento habrá que devolver todo».


COMPARTIR