El Departamento de Policía de Los Ángeles hizo público el lunes el vídeo de un tiroteo el jueves en el que un agente mató a una adolescente dentro de una tienda de ropa tras disparar a un sospechoso de asalto, que también murió.

Valentina Orellana-Peralta, de 14 años, recibió un disparo mortal mientras se encontraba en el probador de una tienda de ropa Burlington de North Hollywood con su madre, probándose vestidos para su quinceañera, informó Los Angeles Times. Los agentes dispararon mortalmente al sospechoso, identificado más tarde como Daniel Elena López, de 24 años, y golpearon la pared detrás de él. Orellana-Peralta estaba al otro lado.

El lunes, la policía de Los Ángeles hizo públicas las imágenes de las cámaras corporales del tiroteo, así como el vídeo de vigilancia de la tienda y las llamadas al 911.

Una de las llamadas al 911 es de un empleado de la tienda que describió a López como un “cliente hostil” que estaba recorriendo la tienda, buscando personas a las que atacar con un candado de bicicleta. La persona que llamó dijo que el hombre podría haber estado bajo la influencia de las drogas o el alcohol. Otra persona que llamó al 911 dijo que López tenía una pistola; otros no estaban seguros, según las llamadas.

Las imágenes de Burlington muestran a López entrando en la tienda sobre las 11 de la mañana en una bicicleta, con una camiseta negra sin mangas y unos pantalones cortos y con el candado de la bicicleta alrededor de uno de sus hombros. Más tarde, lleva un abrigo, pantalones y otros zapatos.

López se pasea cerca de las escaleras mecánicas del segundo piso, cada vez más errático, y en dos ocasiones sostiene su bicicleta en alto mientras la gente camina cerca de la entrada.

Ataca objetos en la tienda antes de que los empleados se enfrenten a él, y luego asalta a los compradores con lo que un agente de policía que narra gran parte de la grabación llama un “candado de cable de alta resistencia”.

Las imágenes de la tienda y de las cámaras corporales muestran a al menos 11 agentes que acuden al lugar con las armas desenfundadas poco después de las 11:45 de la mañana mientras López ataca a los compradores, según la capitana Stacy Spell, portavoz del departamento.

Mientras los policías suben a la escalera mecánica, pidiendo a los testigos que se acerquen y gritando que una persona ha caído, las imágenes de las cámaras corporales muestran a un agente pidiendo a sus compañeros que se aparten para poder pasar con su rifle.

“La está golpeando ahora en el lado derecho”, grita uno de los agentes.

En cuestión de segundos, el oficial con el rifle levanta su arma mientras un rastro de sangre entra en la vista, llevando a una mujer en el suelo.

“¡Está sangrando! Está sangrando”, dice a sus compañeros.

Esa mujer era la tercera a la que López había atacado, según Spell.

El vídeo muestra a López acercándose a la mujer no identificada por detrás mientras ella empuja un carrito de la compra, y luego le golpea repetidamente la cabeza con el candado de su bicicleta. La mujer intenta alejarse, pero López tira de su brazo y la hace caer sobre un pasillo. Mientras la mujer yace en el suelo, López le propina más golpes antes de arrastrarla al pasillo, donde sería abatido por la policía.

López, al final de un pasillo repleto de marcos de fotos y artículos de calendario, se agacha a su lado cuando el agente realiza tres disparos, lo que le hace caer al suelo.

Se escuchan gritos apagados casi inmediatamente después de los disparos; López permanece en el suelo mientras los agentes le ordenan que se ponga boca abajo.

Los padres de Orellana-Peralta darán una conferencia de prensa el martes en la sede de la policía de Los Ángeles, según el abogado de su padre, Ben Crump.

Exigirán “transparencia al Departamento de Policía de Los Ángeles tras el tiroteo mortal de su hija”, según un comunicado de prensa de la oficina de Crump.

Un representante de Burlington Stores no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios el lunes por la noche.

El jefe de la policía de Los Ángeles, Michel Moore, dijo en un comunicado el viernes que estaba “profundamente apenado por la pérdida de la vida de esta joven”. Añadió: “Sé que no hay palabras que puedan aliviar el dolor inimaginable para la familia”.

El agente que efectuó el disparo mortal, que no ha sido identificado, ha sido puesto en licencia pagada a la espera de una revisión, dijo el departamento.

El tiroteo indignó a muchos, afectando especialmente a la comunidad latina de North Hollywood, donde la muerte de Orellana-Peralta se hizo eco de la de otra joven latina asesinada por la policía hace menos de cuatro años.

Cuando se informó de la muerte de Orellana-Peralta el jueves, Albert Corado, cuya hermana fue asesinada por un agente de policía en julio de 2018, dijo a The Washington Post que amigos y familiares hicieron circular inmediatamente la información. “Mi padre me envió un mensaje de texto para decir: ‘Mira, esto es lo que le pasó a Mely’“, dijo Corado, quien calificó la noticia de la muerte de la niña de 14 años como “traumática y desencadenante”.

Melyda Corado, de 27 años, recibió un disparo mortal de un agente de la policía de Los Ángeles a la salida de la tienda de comestibles Trader Joe’s en la que trabajaba cuando la policía perseguía a un sospechoso de haber disparado, que posteriormente tomó rehenes en la tienda.

“Me siento como si hubiera pasado lo que pasó y ahora pienso en lo que está pasando esta familia, lo siento por la familia [de Orellana-Peralta]”, dijo Corado el lunes, antes de que se publicaran las imágenes de Burlington. “No ha cambiado nada desde el momento en que mataron a Mely hasta el momento en que mataron a Valentina”.

El pasado mes de diciembre, una investigación de la Fiscalía del Condado de Los Ángeles determinó que el agente responsable del disparo mortal de Melyda Corado actuó “legalmente” y no se enfrentaría a cargos. En mayo, Gene Evin Atkins, el sospechoso del tiroteo perseguido por la policía durante el incidente de 2018, fue acusado de asesinato después de que los fiscales lo consideraran “criminalmente responsable” de su muerte.

Albert Corado teme que la familia Orellana-Peralta soporte lo que considera una falta de responsabilidad de los agentes de policía que utilizan la fuerza mortal. Procesar a Atkins por la muerte de su hermana permite a la policía “lavarse las manos” de la responsabilidad de cambiar o reexaminar las políticas relativas al uso de la fuerza o la desescalada, dijo Corado.

“Vivimos en un mundo post-George Floyd. Que esto siga ocurriendo y que la policía adopte la misma línea es absurdo”, dijo Corado. “Piensan que es el precio a pagar por tener policía: en sus esfuerzos por mantenernos seguros, a veces muere gente. Eso no es suficiente”.

Más de 900 personas han muerto a manos de la policía en 2021, según los datos rastreados por The Post. Los agentes de la policía de Los Ángeles han disparado a más personas en 2021 -37 personas, 17 de ellas mortales- que en cualquiera de los dos últimos años, según el L.A. Times.

Corado dijo que Moore, el jefe de policía, había asegurado a la familia que el departamento haría todo lo posible para llegar al fondo de lo ocurrido en la muerte de Melyda Corado, pero nunca prometió cambios en la política. Corado dijo que la comunicación se interrumpió cuando la familia presentó una demanda por homicidio culposo contra la ciudad.

Corado, que se presenta a un puesto en el Ayuntamiento de Los Ángeles, dijo que la policía está deseando dar una plataforma a las víctimas, siempre que no sean víctimas de la violencia policial.

“A la policía no hay nada que le guste más que sacar a las víctimas del crimen para que den su opinión”, dijo Corado sobre los residentes afectados por robos y hurtos. “Pero las familias como la nuestra nunca han recibido eso. Y tenemos que tener esa conversación”.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry