Entre el 85% y el 90% de los 2.300.000 estudiantes del sistema universitario pudieron cursar sus materias en el formato virtual por la pandemia de coronavirus y pese a que seis de cada diez docentes no tenían experiencia en el manejo de herramientas tecnológicas, informó hoy el Ministerio de Educación.

Un relevamiento efectuado por la cartera educativa nacional, entre autoridades, docentes, estudiantes y no docentes difundido hoy, indicó que en 2020, “sólo un 10% o 15%” de los estudiantes tuvieron “causas insalvables” y no pudieron completar las materias, aunque todas las universidades lograron en uno o dos meses pasar sus carreras a la virtualidad ante la emergencia por el Covid-19.

A partir de estos resultados, el Gobierno nacional lanzó la segunda parte del VES que consistirá, a través de una inversión similar a la anterior, en implementar un sistema de aulas híbridas para que cada estudiante pueda optar por la modalidad remota o la presencial, de acuerdo a sus necesidades.

Las aulas híbridas “es el futuro de la educación superior, todas las universidades fueron perfeccionando sus sistemas de educación a distancia y la intención es que antes de fin de este año empiece a funcionar esta nueva modalidad de cursada”, dijo Jaime Perczyk, secretario de Políticas Universitarias.

Los datos recabados en la encuesta, que comenzó en septiembre del año pasado, refieren que entre el 85% y el 90% de los estudiantes lograron los objetivos de la cursada, un 40% realizó toda la materia en formato virtual y el 60% sólo hizo la mitad de la asignatura en esa modalidad.

El resultado de la llegada de los contenidos a los estudiantes se dio en un contexto en el que seis de cada diez docentes no conocían las herramientas tecnológicas para dar su materia en formato virtual cuando comenzó la pademia, en marzo de 2020.

Una de las principales dificultades que tuvieron los docentes universitarios fue adaptar el modo virtual a su espacio físico ya que sólo el 47% tenía una computadora personal y el 74% contaba con una laptop, lo que da como conclusión que el 43% tuvo algún problema en la disposición de los recursos tecnológicos.

Además, el 30% expresó que tuvo algún problema de conectividad, mientras que un 60% de los docentes tenían otro trabajo y una gran mayoría hijos menores. Estas cifras son similares, aunque algo inferiores, a la que contestaron los estudiantes, según la encuesta.

“Esto ha demostrado el grado de compromiso del sistema universitario para garantizar la continuidad pedagógica, hubo un subsistema universitario federal y muy democratizante y comprometido para afrontar la pandemia del Covid-19”, dijo el ministro Nicolás Trotta durante la presentación de los datos.

Es que pese a estas dificultades que tuvieron los docentes, “el 90% de ellos manifestó que pudo dictar sus clases en forma virtual”, según la encuesta oficial.

Además, en el marco de la pandemia, “el 82% de las universidades volcaron sus recursos a fortalecer el sistema sanitario prestando servicios de salud con una dotación razonable” de recursos informáticos y humanos.

“A las universidades no les sobraba nada al momento de la irrupción de la pandemia, el 40% dijo tener recursos suficientes, y el 35 recursos razonables”, dijo Perczyk.

Respecto a los niveles de permanencia y retención de estudiantes dentro del sistema, la encuesta reveló que el año pasado terminaron la cursada un 15% mas de estudiantes, respecto a la misma materia, si lo comparamos con el año 2019.

En este aspecto el 51,6% de las autoridades educativas, respondió que hubo entre un 60% y un 80% de retención, un 12,9% de los encuestados entre 80% y 100% y un 29% de los que respondieron, entre 40% y 60% de retención.

En tanto, casi un 70% de los docentes respondió que hubo entre un 60% y un 100% de retención estudiantil, mientras que un 52,7% de los estudiantes aseguró que pudo implementar los objetivos de la cursada y el 34,6% que no siempre los pudo implementar.

Trotta explicó que este esfuerzo de la comunidad universitaria se engloba “dentro de un presupuesto educativo interanual más importante de la historia y de una paritaria para docentes y no docentes que consolida esta inversión junto al plan de infraestructura”.

Precisó, además, que “también hay que mencionar a las becas Progresar que se incrementaron un 173%. Uno de los componentes de este incremento para las becas es el aporte solidario a las grandes fortunas, del orden de los 45 mil millones de pesos”.

Perczyk estimó que la presencialidad en el nivel universitario “se podría ir retomando a partir de septiembre, cuando suban las temperaturas y se vaya completando el esquema de vacunación”.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry