Enfrentamientos y choques entre manifestantes y policías se registraron en las ciudades españolas de Madrid y Barcelona en el segundo día consecutivo de protestas tras el controvertido encarcelamiento del rapero Pablo Hasél para cumplir una condena por sus tuits contra la monarquía y las fuerzas de seguridad.

Convocadas por redes sociales y sin autorización del Gobierno local, cientos de personas -en su mayoría con tapabocas por el coronavirus- se concentraron este miércoles tarde en la céntrica Puerta del Sol de Madrid bajo un fuerte dispositivo policial para exigir la libertad del artista.

Con pancartas en las que se leía “Secuestrado por Estado, ¡todos a la calle!” o “Basta ya de censura”, la manifestación comenzó en un ambiente festivo al grito de consignas como “Libertad Pablo Hasél”, mientras otras personas rapeaban con micrófonos y altavoces.

Pero al caer la noche, agentes policiales reprimieron en varias ocasiones a un grupo de manifestantes que intentaba dirigirse hacia el Congreso, reportó el diario Público.

Los concentrados incendiaron contenedores de basura para hacer barricadas, mientras las fuerzas de seguridad bloqueaban el acceso para impedir que se dispersaran.

Según consignó ese periódico, una joven que pedía salir pacíficamente de la zona fue víctima de las descargas policiales y uno de los agentes afirmó: “De aquí no se mueve ni Dios”.

Algunos manifestantes con la cara tapada lanzaron botellas contra los agentes antidisturbios, que respondieron con disparos de pelotas de goma.

Tras dispersar a los manifestantes, la prensa española constató al menos la detención de una persona, mientras que otra fue reducida en el suelo.

También se registraron disturbios en Barcelona, donde anoche las protestas derivaron en fuertes enfrentamientos con la policía en los que una manifestante perdió su ojo tras el impacto de una bala de foam (goma) disparada por las fuerzas de seguridad.

Varios centenares de personas marcharon esta tarde para pedir la liberación de Hasél por las calles de la ciudad, pero antes de llegar a la Plaza de Cataluña, un grupo de personas levantó barricadas con tachos de basura incendiados y lanzó objetos contra los efectivos policiales, informó El Periódico.

En la noche del martes las violentas protestas registradas en Barcelona y otras ciudades catalanas dejaron al menos 15 personas detenidas y más de 30 heridos, entre ellos 19 policías, según las autoridades locales.

Hasél fue detenido ayer en una universidad en Lérida, su ciudad natal, donde se había atrincherado con simpatizantes para evitar su arresto.

El rapero comenzó a cumplir una condena de nueve meses de cárcel por unos tuits contra la monarquía y las fuerzas de seguridad, lo que generó una diversa repercusión política y protestas en las calles que reavivaron el debate sobre los límites de la libertad de expresión en España.

Además, provocó incomodidad en la coalición de izquierdas en el poder, presidida por el socialista Pedro Sánchez, que se comprometió a revisar el código penal para que este tipo de delitos no sean sancionados con penas de cárcel.

Su socio minoritario, el izquierdista Unidas Podemos, presentó hoy una solicitud de indulto para el rapero, que ha recibido el apoyo de celebridades del país como el cineasta Pedro Almodóvar, el actor Javier Bardem o el cantante Joan Manuel Serrat.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry