Joe Biden nominó este lunes a la teniente general Laura Richardson como jefa del Comando Sur, lo que la convertiría en la primera mujer que dirige esa unidad encargada de las operaciones militares de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

En un acto en la Casa Blanca con motivo del Día Internacional de la Mujer, el presidente norteamericano anunció el nombramiento de dos mujeres para ocupar cargos de comandantes de cuatro estrellas: Richardson para el Comando Sur y la general Jacqueline Van Ovost para liderar el Comando de Transporte.

De ser confirmadas por el Senado, Richardson y Van Ovost se convertirían en apenas la segunda y la tercera mujer que lideran un comando combatiente en la historia de Estados Unidos, después de la general retirada Lori Robinson, que dirigió el Comando Norte entre 2016 y 2018.

“Es difícil convertirte en algo que no puedes ver”, dijo Biden durante el acto, al subrayar la importancia de que más mujeres lleguen a puestos de liderazgo dentro de las Fuerzas Armadas. Y agregó: “Cada una de estas mujeres ha liderado carreras demostrando una habilidad incomparable, integridad y deber con el país (…) Hoy es el Día Internacional de la Mujer, y todos necesitamos ver y reconocer los logros que rompen barreras de estas mujeres”.

“Necesitamos que las niñas y niños pequeños que crecen soñando con servir a su país sepan que este es el aspecto que tienen las generales en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Este es el aspecto que tienen las vicepresidentas de Estados Unidos”, completó el mandatario, quien estuvo acompañado por la vicepresidenta Kamala Harris.

De acuerdo a lo informado por el diario The New York Times, el Pentágono dio el visto bueno a las nominaciones de Richardson y Van Ovost hace meses, pero decidieron esperar hasta después de las elecciones porque temían que el entonces presidente, Donald Trump, vetara sus nombramientos por ser mujeres.

Richardson, de 57 años, es actualmente la general comandante de la formación norte del Ejército de Estados Unidos, con sede en la base conjunta de San Antonio (Texas), y es la primera mujer que ha ocupado ese cargo.

Si el Senado la confirma, la actual teniente general de tres estrellas conseguiría una cuarta, y pasaría a liderar a los más de 1.200 militares y civiles que componen el Comando Sur (Southcom, en inglés), con sede en Doral (Florida).

Liderado desde 2018 por el almirante Craig Faller, el Comando Sur se encarga de las operaciones estadounidenses en Centroamérica, Sudamérica y el Caribe, y en los últimos años ha aumentado su presencia militar en las costas de América Latina para luchar contra el narcotráfico.

Richardson lleva más de tres décadas en el Ejército de Estados Unidos, al que se unió en 1986. Su sueño era ser piloto de helicópteros, y empezó a prepararse para serlo cuando tenía 15 años y a las mujeres todavía no se les permitía manejare aeronaves de combate.

Ya en el Ejército, la ahora teniente general voló helicópteros Sikorsky UH-60 Black Hawk y cumplió dos misiones de combate, en Irak y en Afganistán, además de servir como asesora militar del ex presidente Al Gore (1993-2001) y transportar el maletín nuclear.

En 2017, Richardson se convirtió en la primera mujer subcomandante del mayor mando del Ejército, conocido como Forscom, que llegó a liderar de forma interina a finales de 2018.

La nominada a dirigir el Southcom está casada desde hace más de 30 años con otro teniente general de tres estrellas, James Richardson, al que conoció en la escuela de aviación y con el que tiene una hija y una nieta.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry