A poco de sufundación en 1927, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, con sede en Hollywood puso en discusión la posibilidad de tener un museo del cine propio, como ya es costumbre en los Estados Unidos, a todo trapo y poniendo en la receta una gran cantidad de ingredientes que lo hicieran único.

Debieron pasar décadas para justificarlo, y un largo proceso que abarcó desde su idea, un prolijo diseño y la recaudación de fondos que se aproximaron a los casi 400millones de dólares para su construcción, con una inauguración prevista para diciembre de 2019.

Pero fue allí cuando sonó la alarma: primero los imponderables de último momento y de golpe la pandemia del Covid 19, que primero puso las barbas en remojo y poco después la postergación de la inauguración para un casi seguro 30 de septiembre de 2021, previendo que para entonces el tema estaría bajo control.

La construcción que se recorta en lo alto de Los Angeles,ubicada en Wilshire Boulevard y Fairfax Avenue, combina dos edificios contrastantes: el reciclado y ampliado edificio de la que fue tienda departamental May Company, ahora conocido como Saban Building, una estructura emblemática de estilo aerodinámico (o «streamline moderne») de 1939 con el segundo que esuna gran esfera parecida a un centro espacial y recuerda obras como «2001» o «Star Wars.

El diseño estuvo en manos del estudio comandado por el veterano arquitecto genovés Renzo Piano (84 años), uno de los principales responsables del Centro Pompidou de París,en colaboración con el estudio fundado por su colega Art Gensler mientras que los interiores se deben a los diseñadores de exposiciones WHY Architecture,

Tras cinco días de preinauguracione parciales, la primera el 25 que contó con Sophia Loren, Cher, Tom Hanks, Lady Gaga, Eva Longoria, Warren Beatty, Halle Berry, Orlando Bloom, Diego Boneta, Alejandro González Iñárritu, Michael Keaton, Nicole Kidman, Christopher Nolany agasajos para sponsorese invitados especiales,con donacionesmúltiples desde las más millonarias hasta las modestas, incluso por debajo de 1000 dólares, este jueves abre sus puertas.

Y lo hace, además, con un gran evento que incluye la proyección del musical «El Mago de Oz», que dirigió Victor Fleming en 1939 con Judy Garland,con acompañamiento musical en vivo de la American Youth Symphony, dirigida por el prolífico y nominado al Oscar David Newman.

En el segundo nivel, los visitantes descubren a Spike Lee; la historia de los Oscar;documentales acerca de temas sociales, capítulosde la historia del cine contados a través personajes o producciones, desde Bruce Lee, hasta el director de fotografía Emmanuel “Chivo” Lubezki, el pionero afroamericano Oscar Micheaux, o filmes, como «El ciudadano», de Orson Welles o la independiente «Las mujeres verdaderas tienen curvas», de la ultraindependiente Patricia Cardoso.

Una galería dedicada a «El mago de Oz»,muestra el detrás de escena de ese clásico, para explorar todas las disciplinas que le dieron vida, desde el guión hasta el vestuario de Dorothy o la melena del «león cobarde», mientras que en otra podrán participar del célebre efecto escenográfico del Monte Rushmore de «Intriga Internacional», de Alfred Hitchcock, el tiburón de (valga la redundancia) «Tiburón» y el extraterrestre de «ET», las dos de Steven Spielberg y los robots C3PO y R2D2, de «Star Wars», de George Lucas.

Hace una década el mundo del cine viene de revolución en revolución y esa tempestad que implicó, por ejemplo, la desaparición del soporte fílmico que permitía su proyección, reemplazado por el soporte digital, luego la tecnología que colaboró con la aparición de las plataformas digitales y como remate la pandemia del Covid 19 que forzó al mundo entero a una larga cuarentena sin salas, genera nostalgia por lo que alguna vez fue y no volverá, seguramente, a ser igual.

En consonancia con esa nueva idea de la imagen en movimiento, aquel cine que dieron forma los hermanos Louis y Auguste Lumiere en 1895 y advertían que «solo será un espectáculo de feria», Ted Sarandos, presidente de la Junta del Academy Museum y codirector general nada menos que de la plataforma Netflix, expresó: “El Academy Museum refleja la gran comunidad que crea el arte colaborativo del cine, y fue precisamente esa comunidad la que construyó el museo.»

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry