Los gobernadores del Norte Grande, que no quieren las primarias, se lo pidieron a Alberto Fernández en La Rioja pero no obtuvieron una respuesta favorable. Resistencias en el kirchnerismo para que la propuesta avance.

Diez gobernadores del Norte Grande se reunieron en La Rioja con el presidente Alberto Fernández para pedirle al unísono que incluya el proyecto de suspensión de las PASO en el temario de sesiones extraordinarias. Se retiraron con las manos vacías. El jefe de Estado les dijo que no había suficiente consenso y que en todo caso volvieran con el tema cuando lograsen cosechar mayores voluntades en todo el arco político.

Para que el proyecto de suspensión de las PASO salga se requiere de una mayoría especial de la mitad más uno de los representantes de cada cámara, lo cual sería factible con un nivel de acuerdo que no sólo unifique al oficialismo sino que además integre detrás del mismo objetivo a sectores de la oposición. Hoy esa hipótesis es lejana porque ni siquiera en el oficialismo hay uniformidad de criterio sobre el tema.

El “scrum” al presidente, liderado por Jorge Capitanich (Chaco) y Juan Manzur (Tucumán) no dio el resultado esperado. En los meses de verano el proyecto no avanzará y la discusión pasará a marzo o abril, con un ojo en la evolución de la pandemia.

Si para entonces hubiera signos contundentes de una segunda ola inminente, y las fuerzas políticas reconocieran el riesgo de someter a la población a la jornada presencial de sufragio, recién en esa instancia se pondría el consideración la iniciativa de eliminar las primarias.

Un importante dirigente nacional proclive a la suspensión de las PASO reconoció en diálogo con NA que “no es mala la idea de abrir un compás de espera” hasta marzo” para ver cómo continúa la pandemia.

“Si la pandemia tiene su segunda ola en abril, mayo y junio, entonces tendrá más motivo la suspensión de este año”, acotó.

Hay otra razón de tipo práctica que desalienta la posibilidad de que la suspensión de las PASO llegue al Congreso en el período de sesiones extraordinarias. Que ello suceda depende de que el Gobierno nacional emita un decreto de ampliación del temario de sesiones extraordinarias que incorpore la iniciativa.

Según supo NA de fuentes del oficialismo, la discusión central que está trabando el proyecto se libra en la provincia de Buenos Aires y también en la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de distritos que para definir a los representantes de sus legislaturas también tienen PASO, a diferencia de muchas provincias del interior del país que no poseen esa instancia para la definición de candidaturas.

“Si desacoplas la elección nacional los complicás porque también tendrían que eliminar las PASO provinciales y es muy complejo la construcción de consensos. Aunque suspendiéramos la PASO nacional, la provincial tendría que tener otra ley para suspenderse. Eso no se ve con mucha posibilidad por ejemplo en la provincia de Buenos Aires”, explicaron.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry