La empresa venezolana Emtrasur solicitó la liberación del avión retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza por la justicia federal de Lomas de Zamora, en el marco de un expediente en el que se busca determinar si alguno de los tripulantes que llegaron a bordo de esa aeronave tenía por objetivo realizar actividades distintas a las formalmente declaradas.

La aerolínea le solicitó al juez federal Federico Villena que libere el avión Boeing 747 con matrícula venezolana YV3531 a través de un escrito que fue acompañado por documentos como el boleto de compraventa de la aeronave y sus habilitaciones de vuelo, según indicaron a Télam fuentes judiciales.

La presentación fue radicada por el abogado Hernán Carluccio, y tan pronto como la recibió el tribunal le fue requerida la opinión a la fiscal Cecilia Incardona, según señalaron las fuentes consultadas.

El pedido fue formulado luego de que la semana pasada la justicia realizó una exhaustiva inspección de la aeronave que incluyó, entre otros puntos de pericia, la extracción de la información de las cajas negras del avión, según pudo reconstruir Télam.

Por estas horas, la fiscalía, además de analizar cómo se posiciona en relación al pedido de Emtrasur, evalúa la emisión de un nuevo dictamen en el que se incluya la información recibida del FBI en relación al piloto iraní Golamrezha Ghasemi, una de las 19 personas (14 venezolanos y 5 iraníes) que llegaron en el avión que trajo autopartes para vehículos de la marca Volkswagen.

El 17 de junio los investigadores recibieron un informe del FBI en el que se vincula al piloto con la línea aérea de carga Qeshm Fars Air y se relaciona a esa empresa con la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC-QF) y Hezbollah.

"Fars Air Qeshm fue señalada por el Tesoro de los Estados Unidos en 2019 debido a su participación directa en la actividad terrorista y la asistencia que proporciona a la Fuerza Quds y a la aerolínea iraní Mahan Air, que han sido señaladas como entidades terroristas", se sostiene en ese informe.

Un dato no menor es que el propio informe del FBI entregado a la justicia argentina señala que se trata de un documento "para fines de inteligencia" y no para ser utilizado en procesos legales.

El informe aportado por el FBI constituye un elemento que permite a los investigadores afinar distintas hipótesis, pero no los habilita por sí solo a definir ninguna imputación puntual, según señalaron a Télam fuentes que siguen el caso.

Los mismos portavoces indicaron que se trata de un elemento que permite avanzar sobre la hipótesis de que uno o varios de los tripulantes del avión hubieran llegado a la Argentina con objetivos distintos al transporte de autopartes que declararon ante los organismos de control.

Fuente: Telam