Estas mutaciones conllevan el riesgo de que el virus se vuelva más infeccioso, más letal, altere el riesgo de reinfección o eche a perder las posibles vacunas en proceso. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) ha publicado una nueva guía para frenar la propagación del coronavirus entre visones y humanos.

“Desde abril de 2020, cuando se informó de la primera infección por SARS-CoV-2 en los Países Bajos en un visón y posteriormente en un trabajador agrícola de visones, se ha establecido que puede producirse la transmisión de humano a visón y de visón a humano. Desde entonces, se han notificado infecciones en visones en Dinamarca, Italia, España, Suecia y Estados Unidos”, comienza la publicación.

La cantidad de infecciones que pueden ocurrir en una granja de pieles implican que “el virus puede acumular mutaciones más rápidamente en los visones”, explicó el ECDC. En Dinamarca, se ha identificado que 214 personas han contraído variantes del SARS-CoV-2 asociadas con visones cultivados, 12 de los cuales presentaban una variante única y diferente a las hasta ahora registradas. Incluso desde el Gobierno local tomaron medidas drásticas: Dinamarca sacrificará alrededor de 15 millones de visiones criados en su territorio a causa de una mutación de COVID-19, anunció la primera ministra Mette Frederiksen. La mutación “podría representar un riesgo de que futuras vacunas -contra el coronavirus- no funcionen como lo previsto”, declaró la mandataria

Se cree que esta variante, denominada ‘Grupo 5’, tiene una sensibilidad moderadamente disminuida a los anticuerpos neutralizantes tanto en visones como en humanos. Al menos 216 granjas de pieles danesas han sido infectadas con coronavirus, y el país planea sacrificar a millones de estos animales en sus 1.139 granjas.

El ECDC advirtió también que “el establecimiento de un reservorio de virus entre los visones puede dar lugar a variantes de virus problemáticas en el futuro y actualmente existe una gran incertidumbre y se requieren más investigaciones con respecto a la naturaleza de estas mutaciones y sus implicaciones para cuestiones como la eficacia de la vacuna, las reinfecciones y la propagación o gravedad del virus”, agregaron.

El organismo recomendó que los países adopten una serie de medidas de protección en las granjas de visones, incluidas pruebas periódicas de los trabajadores y los residentes locales y, en caso de contraer el COVID-19, secuenciar el virus para detectar mutaciones.

Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha ordenado el sacrificio de todos los visones en todas las granjas del país al encontrar que en algunas granjas, los visones habían contraído una mutación del coronavirus.

EFE/ Mette MoerkLa agencia de salud europea también ha pedido que los animales se sometan a pruebas de forma rutinaria, así como la introducción de medidas de precaución adicionales para limitar la posible propagación del virus de los visones a los humanos.

Estos podrían incluir la eliminación de visones y la destrucción de pieles de granjas infectadas, así como las precauciones elevadas entre veterinarios, productores de visones y sus socios en la industria de la piel.

La rapidez presentada en las mutaciones del virus SARS-CoV-2 desconciertan a la comunidad científica (Europa Press)El informe del ECDC señaló que el riesgo para la población general de las cepas de coronavirus relacionadas con el visón era probablemente bajo, pero mucho más alto para aquellos que trabajan con visones y las personas médicamente vulnerables que viven en áreas con una alta concentración de granjas de pieles.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud en contraste dice estar “muy, muy lejos de tomar una determinación” sobre si las cepas mutadas de COVID-19 del visón podrían amenazar a las personas, de acuerdo a lo que manifestó recientemente el jefe de emergencias del grupo, Michael Ryan.

Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry