El último presidente blanco de Sudáfrica, Frederik de Klerk, que liberó al ícono de la lucha contra el apartheid Nelson Mandela y compartió con él el Premio Nobel de la paz, murió este jueves a los 85 años, anunció su fundación.

“Es con la mayor tristeza que la Fundación FW de Klerk anuncia el deceso del expresidente FW de Klerk de forma apacible en su domicilio de Fresnaye esta mañana tras haber luchado contra un cáncer”, declaró la organización en un comunicado.

Frederik Willem (FW) de Klerk tenía una reputación de conservador cuando sucedió en 1989 al presidente PW Botha, debilitado por un infarto. El 2 de febrero de 1990 anunció el inminente final de la dominación blanca en Sudáfrica.

“Llegó la hora de las negociaciones”, declaró por entonces en la apertura de una sesión en el Parlamento, anunciando la liberación incondicional de Nelson Mandela, en prisión desde hace 27 años, y el levantamiento de la prohibición de los partidos anti-apartheid. “Es tiempo de que salgamos del ciclo de violencia y nos abramos camino hacia la paz y la reconciliación. La mayoría silenciosa lo ansía”, dijo en aquel histórico momento.

Esta decisión lanzó el proceso de transición que dio lugar cuatro años más tarde a la celebración de las primeras elecciones multirraciales en la historia del país, ganadas por Mandela.

A pesar de ese logro -y aunque también ejerció como vicepresidente del primer Gobierno democrático de Sudáfrica, bajo el liderazgo de Mandela-, su legado es todavía controvertido en la nación austral, donde el legado del “apartheid” continúa aún muy presente en forma de grandes desigualdades socioeconómicas.

El que fuera el último presidente blanco de Sudáfrica había anunciado que se le había diagnosticado esta enfermedad -un cáncer poco común que afecta al mesotelio, el tejido que recubre los pulmones, el estómago, el corazón y otros órganos- en coincidencia con su último cumpleaños, el pasado 18 de marzo.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry