Lima.- Fue como asistir a un coliseo romano: gritos, alaridos, sangre y sudor. Un espectáculo en carne viva adentro y en las tribunas, y que le dio a la selección masculina argentina de handball la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 al batir a Chile por 31 a 27.

De esta forma, los Gladiadores viajan directo a Tokio 2020, ya que en este duelo de fieras desatadas estaba en juego el pasaje a los Juegos Olímpicos.

El equipo nacional esperaba enfrentarse con Brasil en la definición. Pero se quemaron todos los papeles cuando los trasandinos los eliminaron en las semifinales, un triunfo histórico y que constituyó uno de los grandes batacazos de cualquier deporte en estos Juegos. Aun con el desconcierto del cambio de rival, la selección albiceleste se impuso y se arroga el gran mérito de formar parte de unos Juegos Olímpicos por tercera vez consecutiva, después de las experiencias en Londres 2012 y Río 2016.

La del handball masculino es la quinta selección argentina que logra el oro en Lima 2019; ya lo habían conseguido el rugby seven, el sóftbol, el básquetbol y el voleibol

 

DIego Simonet, un triunfo que significa el regreso a los Juegos, después de haber estado ausente en Río 2016 por lesión

"¡Ohh Argentina / es un sentimiento / no puedo paraaar!". Allí estaban todos con el corazón que les explotaba frente a la tribuna celeste y blanca, festejando un título y un pasaje olímpico que sueñan desde hace años.

Se lo podía observar a Diego Simonet entre lágrimas, sabiendo que ahora sí puede tener una nueva oportunidad en los cinco anillos, ya que había quedo fuera de la cita de Río por una lesión. Lo abrazaba cada uno de sus compañeros, sabiendo lo importante que es para él la camiseta nacional.