Coco, el ejemplar hallado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires durante un allanamiento en una casa en el barrio porteño de Belgrano R, denunciada por ruidos molestos y la organización de fiestas hasta altas horas, residirá en el predio del Proyecto Carayá, donde conviven, se recuperan y se preservan de su posible comercialización más de 170 primates, en la localidad cordobesa de La Cumbre, afirmó este lunes su actual directora, María Alejandra Juárez.

La idea de crear el predio adecuado para que el mono Carayá pueda vivir libremente en un hábitat adecuado, surgió hace casi 30 años según la propuesta de Juárez.

En diálogo con Télam explicó que el Proyecto Carayá, que funciona como una ONG, es una iniciativa que surgió por un problema que existía por esa especie de mono que es "el mamífero más comercializado”.

"Compraban el bebé, y para eso había que matar a su mamá", lamentó Juárez, que con una indescriptible pasión se refirió a su objetivo.

Sobre la tenencia ilegal de estos animales en casas de familia, advirtió que "solo viven si se los trata como a un humano más, no si los tiene como a un perro. Tienen un mantenimiento muy complicado".

En esa reserva serrana los primates son libres, reciben la alimentación correcta y tienen todos los cuidados correspondientes, con profesionales que le dedican atención una permanentemente.

Sobre los comienzos de Proyecto Carayá, Juárez contó que surgió como "una suerte de refugio donde los primates viven libres, en grupos y con sus familias", y que luego se acercó gente de universidades para sumar la especie de monos Capuchinos, que también conviven en la reserva.

"Siempre se hacen recorridos con guías, solo ellos se pueden acercar hasta dos metros de los monos, y los visitantes nunca a menos de cuatro metros, ya que podríamos experimentar algún tipo de contagios de los humanos hacia ellos", precisó Juárez.

Durante la prepandemia llegaban muchos extranjeros que participaban de un voluntariado que les permitía estar en la Reserva y ser parte del cuidado y mantenimiento de los monos, aunque con el coronavirus ese programa se cortó.

En los últimos días se hizo público el caso de Coco, el mono Carayá de al menos cinco años que fue encontrado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires durante un allanamiento en una casa en el barrio porteño de Belgrano R, denunciada reiteradamente por ruidos molestos y la organización de fiestas hasta altas horas de la madrugada.

Fuente: Telam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry