El volante uruguayo Nicolás De La Cruz puso en ventaja a River (21m. PT), y aumentó Lucas Pratto (31m. ST). Central descontó por Emiliano Vecchio al convertir un tiro penal (49m. ST) y finalizó con un jugador menos por expulsión de Joaquín Laso (16m. ST).

En los instantes previos al comienzo se produjo un reencuentro muy afectuoso, y hasta con sonrisas de por medio, entre ambos entrenadores cuando Marcelo Gallardo, como anfitrión, se acercó al banco visitante para abrazarse con Cristian González, por algunos años compañeros en el seleccionado argentino.

Desde el inicio, River se hizo de la pelota y del campo ante Rosario Central, que se plantó retrasado para esperar y evitar las llegadas adversarias; por eso las jugadas de pelota detenida fueron recursos para el local para arrimar peligro hacia el arco de Josué Ayala.

Así, De La Cruz con un violento remate de tiro libre exigió al arquero visitante, que alcanzó a desviar al corner (6 min), como un aviso de lo que llegaría más tarde.

En tanto, los dirigidos por el “Killy” González, en una esporádica incursión hacia el área riverplatense, desperdiciaron una clara situación cuando Vecchio le ganó la espalda a Enzo Pérez y metió un pase entre líneas para la entrada de Lucas Gamba que tiró con violencia, pero rozando el travesaño (12 min).

En su mejor andar, los de Marcelo Gallardo pudieron marcar el desnivel ante el adelantamiento de Milton Casco, al que Central dejó muy libre, con lo que envió un pase en profundidad para Lucas Pratto, que cortinó dejando pasar el balón para la corrida de De La Cruz, el más destacado en el período inicial.

El uruguayo avanzó raudamente por la franja central y perfilado como centrodelantero, con un remate violento y a la izquierda venció la resistencia de Ayala para poner en ventaja a River.

Esas mejores intenciones del conjunto de la banda roja no resultaron más fructíferas por ese orden defensivo que le opuso el rival.

En el último cuarto de hora, Central paso de la discreta primera etapa a jugar más a la ofensiva, obligado a ir por la igualdad, con la conducción de Vecchio, el más desequilibrante en el mediocampo.

Sumaron una mayor movilidad de Gamba y Luciano Ferreya, quienes en un par de ocasiones pusieron en riesgo la valla del siempre buen custodio Franco Armani.

Otra actitud mostró el conjunto rosarino al comienzo del complementario, con mayor vocación ofensiva poniendo en aprietos a la defensa “millonaria”, como al primer minuto en que Vecchio exigió la intervención del guardavalla del seleccionado argentino.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry