River Plate no tuvo inconvenientes para plasmar una lógica superioridad y venció fácilmente a Deportivo Laferrere, de la Primera C, por 5-0, para avanzar a los 16vos. de final de la Copa Argentina de fútbol.

En el estadio Padre Martearena de la ciudad de Salta, el conjunto de Núñez estableció una contundente goleada y sorteó cómodamente el estreno.

Bruno Zuculini (Pt. 26m.), Julián Alvarez (Pt. 33m.), Juan Fernando Quintero (Pt. 46m., de penal), Marcelo Herrera (St. 34m.) y José Paradela (St. 41m.) convirtieron los tantos de la victoria.

En la próxima instancia, River se medirá con el ganador de la llave entre Barracas Central y Acasusso.

En los primeros minutos, el equipo ‘millonario’ buscó presionar arriba, intentando intimidar a un adversario que, a sabiendas de su menor fortaleza futbolística, buscó abroquelarse con cinco en el fondo, en algunos pasajes del encuentro.

Pero ese ímpetu avasallante de los de Gallardo duró apenas 7 minutos. De a poco, el conjunto bonaerense, el que milita en la Primera C, empezó a acomodarse en el campo y hasta se animó a merodear los dominios de Franco Armani, como en ese remate frontal de Julián Rodríguez Seguer (11m.) que atrapó el arquero, luego de un error de cobertura de González Pirez.

Un testimonio elocuente de que los de Núñez no estaban cómodos con lo que pasaba en los límites del campo de juego se dio –paradójicamente- en las tribunas. Es que los hinchas de ‘Lafe’ copaban el ámbito, lanzaban cantitos amenazantes (“no tengas miedo, podés cantar”, bajaba clamoroso) y eran los únicos que se hacían sentir en el Padre Martearena.

Bastó que el colombiano Quintero encontrara su lugar en la cancha y se erigiera en lanzador para que el elenco riverplatense comenzara a gestar la superioridad prometida. Un tiro de Alvarez que se fue desviado (24m.) sirvió de preanuncio.

Y en un tiro de esquina desde la derecha, River encontró la llave de la apertura. ‘Juanfer’ metió rosca al corazón del área y allí emergió Zuculini para meter el frentazo y vulnerar al arquero Morel (26m.).

El desnivel trajo tranquilidad y el equipo de Gallardo encontró los espacios como para golpear nuevamente. A los 33m., un pase profundo de Quintero le permitió a Barco tejer una lucida maniobra individual y habilitar a Alvarez, quien –de cabeza- estampó el segundo.

Y ya en tiempo de descuento, una inocente infracción en el área de Santiago sobre Palavecino le permitió al colombiano Quintero poner una distancia sideral entre uno y otro equipo. La que se preveía antes del arranque del cotejo.

El segundo tiempo estuvo prácticamente de más. Porque River ‘planchó’ el ritmo y aprovechó para darle rodaje a aquellos jugadores (Matías Suárez, Emanuel Mammana, Tomás Pochettino, José Paradela, Braian Romero) que vienen de lesiones o son habitualmente suplentes.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry