La compra de Fox por parte de Disney supuso que el estudio de Mickey Mouse heredase varios acuerdos de la primera empresa. En lo referente al cine animado eso llevó en la desaparición de Blue Sky no mucho después del estreno de la simpática 'Espías con disfraz', mientras que en el caso de Locksmith todo acabará reducido al lanzamiento de 'Ron da error' antes de que esa compañía pase a colaborar en exclusiva con Warner.

Tras varios retrasos, 'Ron da error' llega finalmente a los cines, teniendo varias semanas por delante para acaparar al público infantil que se acerque a su sala más cercana. Ya veremos si acaba siendo un éxito no, pero lo que sí puedo adelantar es que se trata de un pasatiempo familiar bastante efectivo y que tiene su principal enemigo en el hecho de estrenarse poco después que la sensacional 'Los Mitchell contra las máquinas'.

El verdadero eje de la película es la amistad que surge entre un adolescente inadaptado y el peculiar robot que le regalan por su cumpleaños, sin olvidarnos de la increíble aventura que viven que les une para siempre. Ahí me acordé bastante más de 'Big Hero 6', ya que incluso la sencillez del diseño de Ron te hace pensar en el inolvidable Baymax, y también un poco de 'Cómo entrenar a tu dragón'.

Con eso no quiero reducir 'Ron da error' a la suma de otras producciones, pero sí para dejar claro que se mueve en parámetros que resultarán más o menos familiares al público. Al final, lo realmente importante es cómo usarlos, y puede que el guion firmado por Peter Baynham y Sarah Smith , también codirectora junto a Jean-Philippe Vine, sea bastante conservador -y con algún detalle francamente mejorable en lo referente a algunos personajes secundarios-, pero eso no quita para que sepa muy bien qué teclas tocar para conectar con el público.

Por ello, 'Ron da error' apuesta por encima de todo por el factor entrañable, resaltando primero lo que hace singular a su protagonista y más tarde a su robot. Hay un claro paralelismo entre la idea de que Ron se ha roto con el hecho de que lo haya hecho el propio personaje principal, algo que irá esclareciéndose a medida que pasan los minutos y queda claro que son tal para cual.

Es en paralelo a eso donde surge todo lo relacionado con los peligros de la tecnología, los cuales no dejan de estar relegados a un segundo plano para limitarse a impulsar las motivaciones del villano un poco de pacotilla de la función. Ojo, que eso no es para nada malo, ya que las propias particularidades del relato exigían algo así para que 'Ron da error' no acabase siendo una propuesta desequilibrada.

La comedia predomina alrededor de todo eso, valiéndose para ello de un humor blanco, sencillo y directo. Los responsables de 'Ron da error' tienen muy claro cuál es el público objetivo de la película, ofreciendo suficientes estímulos para mantener entretenidos a los más pequeños de la casa y pequeñas píldoras algo más excéntricas -pienso por ejemplo en la abuela del protagonista- para el resto. Incluso el propio uso de la tecnología se siente en parte como un intento de resultar más moderna de lo que realmente es.

'Ron da error' es una buena película con la que perfectamente todos los integrantes de la familia pueden pasar un rato entretenido. El problema es que resulta demasiado familiar en todos los aspectos y siempre se queda por debajo de otras obras a las que recuerda en mayor medida, aunque justo sea decir que tampoco se trata de un sucedáneo.

Fuente: Espinof

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry