El balance de la destructiva erupción del volcán Semeru, al este de la isla de Java, se elevó el martes a 34 muertos, anunció el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Abdul Muhari.

“El último balance recibido es que en este momento 34 personas han fallecido y 17 están desaparecidas” tras la erupción ocurrida el sábado, que recubrió de ceniza y arrasó más de diez localidades, indicó el portavoz a AFP.

El balance precedente daba cuenta de 22 muertos y decenas de heridos, muchos con quemaduras.

Más de 3.500 habitantes tuvieron que ser evacuados de la zona.

El portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Abdul Muhari, dijo que 56 personas fueron hospitalizadas después de la erupción, la mayoría con quemaduras. Cerca de 3.000 casas y 38 escuelas resultaron dañadas, dijo.

Este martes, el presidente Joko Widodo visitó las áreas afectadas por la erupción en el distrito de Lumajang en la provincia de Java Oriental para asegurarle a la gente que la respuesta del gobierno está llegando a los necesitados.

Después de visitar a los sobrevivientes en refugios en un campo de fútbol, se comprometió a reconstruir la infraestructura, incluido el puente principal que conecta Lumajang con otras ciudades, y sacar más de 2.000 casas de las zonas de peligro.

Las autoridades dijeron anteriormente que los residentes de las aldeas más afectadas serán reubicados en los próximos seis meses, y cada familia que espera una nueva casa recibirá una compensación de 500.000 rupias (34,50 dólares) por mes.

Aviones de carga que transportaban alimentos, tiendas de campaña, mantas y otros suministros aterrizaron el martes para su distribución en refugios temporales.

La montaña más alta de Java arrojó una enorme columna de cenizas el sábado y envió coladas de lodo ardiente que inundaron las aldeas a sus pies.

Nubes de ceniza caliente se dispararon hacia el cielo y una avalancha de lava y gas abrasador se extendió hasta 11 kilómetros por las laderas del monte Semeru en una erupción repentina el sábado en medio de fuertes lluvias.

Pueblos y ciudades enteras se llenaron de montones de ceniza gris y lodo, cubriendo camiones o casas hasta el techo.

Los equipos de rescate trabajan en condiciones difíciles para buscar sobrevivientes y cadáveres, entre escombros, barro y cenizas.

Se enviaron perros de búsqueda y rescate para ayudarlos en sus esfuerzos, que se concentraron en tres lugares en la aldea más afectada de Sumberwuluh, donde se cree que todavía hay personas atrapadas en casas que fueron enterradas hasta los tejados, dijo Wayan Suyatna, quien dirige la búsqueda local y agencia de salvamento.

“Los depósitos de ceniza volcánica todavía están a altas temperaturas, y cuanto más profundo excavamos, más caliente se pone”, dijo Suyatna.

El volcán mantiene una actividad intermitente, con varias erupciones todos los días aunque de menor magnitud desde el fin de semana.

Las autoridades exhortaron a los residentes a que no se acerquen a menos de cinco kilómetros del cráter, ya que el aire saturado de polvo de ceniza en el área es peligroso para las personas vulnerables.

El Semeru, que culmina a 3.676 metros y también conocido como Mahameru, ha entrado en erupción muchas veces en los últimos 200 años. Aún así, decenas de miles de personas viven en sus fértiles laderas. Estalló por última vez en enero, sin víctimas. Rara vez sus erupciones fueron tan destructivas como la actual.

Indonesia, un archipiélago de más de 270 millones de personas, es propenso a terremotos y actividad volcánica porque se encuentra a lo largo del “Cinturón de Fuego” del Pacífico, donde el encuentro de placas tectónicas provoca una gran actividad sísmica.

El archipiélago del sudeste asiático tiene casi 130 volcanes activos.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry