Al momento de hablar, en la mesa que comparte con el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía Martín Guzmán, el jefe de Gabinete Juan Manzur, y sus pares de la mayoría de las provincias, el gobernador Jorge Capitanich realizó algunas observaciones sobre la deuda tomada durante el gobierno de Cambiemos, y también algunos planteos en términos de los aspectos incluidos en las negociaciones y el impacto en salarios, en el financiamiento al sector privado y, en definitiva, en la demanda agregada.

“Es muy importante su gesto, como Presidente de la república, de generar las condiciones para obtener un amplio nivel de consenso político, económico y social, respecto a la defensa del interés nacional y de la soberanía del país”, le dijo Capitanich al Jefe de Estado.

En esa línea, resaltó que ello “requiere un volumen de comprensión por parte de los actores de la oposición, quienes fueron responsables del endeudamiento y hoy muchos brillan por su ausencia”.

Luego, el mandatario chaqueño instó a otorgar el respaldo necesario que el Presidente debe tener para afrontar este escenario, pero puso énfasis en subrayar que “este endeudamiento fue irresponsable”, porque “generó 100 mil millones de dólares de deuda y 88.000 millones de dólares en fuga de capitales, motorizados por los mismos fondos de inversión que generan financiamiento para aumentar sus tasas de rentabilidad a costa de los pueblos y de nuestra vulnerabilidad social”. En ese marco, señaló que esas “consecuencias las estamos pagando hoy y en el futuro”.

Como observaciones, Capitanich planteó que el endeudamiento genera “riesgo moral”, dado que “la misma institución que debería promover un comportamiento asequible en las condiciones de estabilidad macroeconómica fue el que fomentó un financiamiento por sobre la cuota”.

“Argentina podría tomar un préstamo en torno a 4800 millones de dólares y superó holgadamente esa estructura de financiamiento, por lo tanto, la responsabilidad del FMI es clara y evidente”, acotó.

Definiciones relevantes e incidencia de la negociación

El gobernador chaqueño planteó, en la última parte de su intervención, algunas preguntas concretas, a fin de determinar la incidencia que tendrá el acuerdo que negocia el país sobre las variables internas de la economía.

“A partir del esquema de carry trade que instrumentó el gobierno anterior, tenemos el incremento de la emisión de operaciones de mercado abierto para la esterilización monetaria, que indujo a tener hoy un stock de 44.000 millones en pesos.

¿Eso forma parte de la estrategia de negociación (con el FMI) Ellos están planteando la necesidad de ir generando descarga de esos fondos?”, consultó.

Además, una preocupación que Capitanich expuso con firmeza fue sobre las tarifas de los servicios públicos, y su pregunta giró en torno a si ese ítem formará parte del esquema de negociaciones con el FMI.

“Dentro de la estabilidad macroeconómica están los precios relativos de la economía”, explicó. Y agregó: “Con los subsidios económicos tenemos que ver cómo impacta en el resultado fiscal y si hay algún sendero en cuanto a las tarifas”.

En esa línea, colocó otro ítem importante: el esquema de salarios. “Tenemos un modelo de negociación en convenciones colectivas de trabajo en el sector público y en el privado”, recordó, y planteó “si los salarios tenderán a superar los precios, incrementando el poder adquisitivo e impulsando así la demanda agregada, que a su vez tiene un comportamiento con respecto a los precios de los servicios y de la tasa de interés y el tipo de cambio”.

Sobre ese aspecto, Capitanich preguntó si “el sendero de negociación entre tarifas, salarios y precios de los bienes, forma parte de la agenda” de negociaciones con el FMI.

Además, consultó por “la posición para el financiamiento al sector privado, porque habrá un sistema de regulaciones respecto al ingreso de fondos internacionales”.

En cuanto al enfoque como provincias, el gobernador agregó: “Hoy observamos que el resultado fiscal consolidado como provincias es positivo.

Tenemos un sistema financiero en pesos líquido y solvente, pero tenemos la necesidad de acrecentar estrategias de inversión para seguir promoviendo la recuperación de la actividad económica, que sea compatible con este programa”.

Así, preguntó si “la estructura de vencimientos que se plantea, con el saldo de la balanza comercial y en cuenta corriente, el país podrá tener capacidad efectiva para pagar los servicios de capital e intereses sin un esquema de inestabilidad”.

Fue más allá y planteó, por último, “si la regla de reducir el déficit fiscal es compatible con el resultado del sector externo, con capacidad efectiva para la amortización de los servicios de capital e intereses, que representa un gran desafío y que es un gran esfuerzo que debemos hacer nosotros para afrontar el endeudamiento irresponsable del pasado”.

Alberto Fernández: “No hay posibilidad de que Argentina tenga tarifazos”

Luego de la intervención de Capitanich, el presidente Alberto Fernández resaltó que “todo programa económico en Argentina pasa por la recuperación del salario real”.

“Por lo tanto, los ingresos de los que trabajan tienen que superar el ritmo inflacionario”, indicó, recordando la pérdida de 20 puntos de los salarios en los cuatro años anteriores a este gobierno.

“Tenemos que recuperar el salario real cuanto antes y del mejor modo porque eso hace al mejoramiento del consumo interno, que mueve más del 70% del PBI argentino. Esa regla es inalterable”, ratificó.

Del mismo modo, aseguró que el gobierno no firmará “ningún acuerdo que suponga un aumento tarifario desmedido y excesivo”.

“No hay posibilidad de que Argentina tenga tarifazos en los años venideros. Mientras nosotros estemos gobernando las tarifas deberán corregirse de modo razonable y teniendo en cuenta el ingreso”, cerró.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry