Después de haber sido declarado como "biológicamente muerto" en 1957, tras años de contaminación por la Revolución Industrial, el río Támesis al sur de Inglaterra vuelve a mostrar vida marítima, producto de políticas ambientales gestionadas por el Parlamento Británico.

Actualmente se encuentran tres tipos de tiburones: el cazón, la caella y la mielga, un pequeño tiburón de unos 60 centímetros, que está cubierto de espinas venenosas.

La mielga se encuentra en aguas profundas, y las espinas situadas delante de las dos aletas dorsales del animal segregan un veneno que puede provocar dolor e hinchazón en los humanos.

Las autoridades empezaron a invertir en mejores plantas de tratamiento de aguas servidas y a monitorear más de cerca los indicadores ambientales para ir cambiando la tendencia.

Según un informe de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), el río se convirtió en un ecosistema próspero "que alberga vida silvestre tan diversa como el propio Londres".

En los 346 kilómetros del río se pueden encontrar 115 especies diferentes de peces, entre ellas hay caballitos de mar e incluso focas.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry