Uruguay abrió este lunes sus fronteras al "turismo sano", como lo calificó el subsecretario de Turismo del país sudamericano, Remo Monzeglio, después de casi 20 meses de cierre por la pandemia de covid-19.

El número dos de la cartera turística acudió a primera hora del lunes al Aeropuerto Internacional de Carrasco, en las afueras de Montevideo, para dar la bienvenida a los primeros viajeros internacionales que arriban a Uruguay, previo esquema de vacunación completo y test PCR negativo.

"El mundo hoy nos está mirando como uno de los países que puede recibir turismo sano y, como tal, vamos a estar a la altura de esas expectativas", explicó Monzeglio, quien insistió en que la entrada de los viajeros internacionales será "ordenada y metódica" para no "poner en riesgo" la seguridad alcanzada por el país en la pandemia.

Monzeglio aseguró ante la prensa que "la particularidad" de esta reapertura es que se da "en condiciones muy especiales, que son estrictas pero dan seguridad". "No olvidemos que países que dependían mucho del turismo tuvieron que dar marcha atrás.

En ese aspecto no queremos, no podemos, no debemos improvisar", argumentó el funcionario del ministerio de Turismo, quien estuvo acompañado por la patronal del sector.

Con respecto al avance del coronavirus, Monzeglio admitió que el ingreso de turistas supone un desafío para el país y por eso la estrategia del gobierno es apostar en parte a que los extranjeros se den una tercera dosis en su estadía en Uruguay.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo insistirá en una campaña para que los uruguayos se sigan vacunando. "Los turistas que vienen están vacunados, por lo tanto tratemos todos de estar al mismo nivel para que no se genere ningún tipo de contratiempo", dijo el funcionario, y enfatizó en la importancia de que los trabajadores del sector turístico estén inmunizados.

Por su parte el director nacional de Paso de Frontera, Milton Machado, dijo en diálogo con Telemundo que los ciudadanos que quieran ingresar deberán tener una "dosis de paciencia" ante la eventual demora en los pasos fronterizos con Argentina y Brasil.

"Es probable que en estos primeros días no tengamos un movimiento muy intenso, pero evidentemente que esto se va a ir incrementando con el pasar de los días", advirtió.

El decreto emitido el jueves pasado por el Ejecutivo de Luis Lacalle Pou habilita a entrar a Uruguay a todos los extranjeros con el esquema completo de vacunación (ya sea de una o dos dosis), un test PCR negativo hecho en las 72 horas previas al arribo y una declaración jurada presentada vía web.

Pese a que los turistas no deben guardar cuarentena al llegar, sí tendrán que someterse a otro PCR siete días después del ingreso.

Desde marzo de 2020, cuando se declaró la emergencia sanitaria por la covid-19, Uruguay mantenía cerradas sus fronteras y únicamente se permitía el ingreso a uruguayos y residentes, así como a foráneos con autorización especial (por motivos diplomáticos, familiares o laborales, entre otros) y, desde el primero de septiembre, a quienes tuvieran propiedades en el país.

El gobierno uruguayo ha ofrecido dosis de refuerzo a los turistas adultos y vacunación a los menores de edad que los acompañen. Un espectáculo de música y danza típica interpretado por bailarines del Sodre recibió a los primeros viajeros que llegaban este lunes a la terminal.

Un ciudadano estadounidense, procedente de Roma vía Madrid, declaró que llevaba "un año y medio" esperando viajar y que, pese a que "el formulario era muy complicado", ya está en Uruguay "y hay que aprovecharlo". El hombre, que no se identificó y que confesó haber tenido covid-19 en 2020, declaró sentirse enamorado de "la gente y el campo" del país sudamericano.

Por su parte Antonio, un uruguayo residente en España, se mostró "contento" por la reapertura de fronteras, pese a que los trámites previos son casi "una carrera de obstáculos". Durante la jornada Uruguay recibió más de 1.500 personas por todas las vías de ingreso.

El secretario general de la Cámara de Turismo de Uruguay, Francisco Rodríguez, explicó a la prensa que en este nuevo tiempo que se avecina "hay que proteger y cuidar al turista", por lo que no deben fijarse "precios excesivos".

Noviembre en Uruguay será de pura intensidad turística, debido a que será anfitrión de las finales de la Copa Sudamericana, la Copa Libertadores masculina y la femenina, por lo que se espera una llegada masiva de visitantes, fundamentalmente de Brasil.

Por el momento, para esos días existe una ocupación hotelera cercana al 100 por ciento en Montevideo y una reserva de alojamientos en otros departamentos, todo ello con precios más elevados de lo habitual, lo que ha generado el miedo en la Cámara a que también se eleven tarifas en la gastronomía y la hostelería.

Uruguay transita desde hace varias semanas un camino sanitario sin grandes complicaciones por la covid-19 luego de que en marzo, abril y mayo el coronavirus mostrara su peor cara en el país.

La encrucijada que por esos meses puso en alerta a los hospitales es bien distinta a la que se asoma ahora, cuando el país cuenta con el 78 por ciento de su población vacunada con primera dosis, mientras que casi un 74 por ciento ya recibió las dos. Uruguay cuenta hasta el momento con 394.053 contagios y 6080 muertos por coronavirus.

Fuente: Télam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry