Taiwán denunció que 56 aviones militares chinos penetraron el lunes en su zona de defensa aérea en la mayor exhibición de fuerza contra la isla autónoma y siguiendo con tres días consecutivos de hostigamiento militar. Muy atento a lo que sucede en Taiwán, Estados Unidos había fustigado el domingo a China por su actividad militar «provocativa» y «desestabilizadora». Cabe recordar que Washington es el máximo proveedor de armas a Taipei.

Desde el viernes pasado, que fue su día patrio, China viene realizando maniobras aéreas en las proximidades de Taiwán. Beijing considera que la isla, de 23 millones de habitantes, pertenece a su territorio y amenaza con conquistarla por la fuerza si fuera necesario. Desde que en 2012 Xi Jinping se puso al frente del gigante asiático, aviones militares chinos han irrumpido casi a diario en esta zona de defensa aérea.

Bombarderos con capacidad nuclear

El ministerio taiwanés de Defensa indicó este lunes que 36 cazas, 12 bombarderos H-6 con capacidad nuclear y otros cuatro aviones ingresaron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés) de Taiwán. Por la noche, otros cuatro cazas irrumpieron en el espacio. La fuerza aérea taiwanesa movilizó aviones caza y monitoreó a la flota china en sus sistemas de radar.

Los mapas facilitados por el ministerio de Defensa de Taiwán muestran que los vuelos de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación chino llegan a las inmediaciones de la isla de Pratas, que se encuentra en lo alto del Mar de China Meridional y que, en realidad, está más cerca de Hong Kong que de Taiwán. Esta isla no tiene residentes permanentes, pero alberga un pequeño contingente militar taiwanés y tiene una pista de aterrizaje. Los expertos señalan que es plana y que sería difícil de defender.

Esta reciente demostración de fuerza china había empezado el viernes, cuando se conmemoró el Día Nacional de China, con una incursión récord hasta ese momento de 38 aviones militares. El sábado, Taiwán denunció una nueva incursión de 39 aviones y acusó a Beijing de «intimidación» y de «dañar la paz regional». «Es evidente que la comunidad internacional rechaza cada vez más estos comportamientos de China», dijo a la prensa el primer ministro Su Tseng-chang.

«Preocupación» de Estados Unidos

Los movimientos aéreos llevaron al vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, a advertir que la actividad china amenaza la estabilidad de la región. «Estados Unidos está muy preocupado por la provocativa actividad militar de la República Popular China cerca de Taiwán», expresó el domingo Price en un comunicado y agregó: «Exhortamos a Beijing a cesar sus presiones militares, diplomáticas y económicas».

El ministerio de Asuntos Exteriores de China, en respuesta a la declaración estadounidense, dijo que era Washington quien estaba siendo provocador y perjudicando la paz regional, con su venta de armas a Taiwán y los buques de guerra que navegan regularmente por el estrecho taiwanés. «China se opone resueltamente a ello y toma las contramedidas necesarias», agregó la cartera.

Estas maniobras aéreas ocurrieron después de que el lunes pasado Reino Unido enviara por primera desde 2008 un buque de guerra al estrecho de Taiwán, el mar que separa esta isla de China continental y que Beijing considera como un paso marítimo muy sensible. El ejército chino acusó entonces al gobierno británico de actuar con «mala intención para sabotear la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán».

En los últimos años buques de guerra canadienses, franceses y australianos han cruzado también el estrecho de Taiwán, algo que también suscitó enardecidas protestas por parte del gobierno chino. Estados Unidos y otros países consideran que esa zona pertenece a aguas internacionales y que, por lo tanto, está abierta a todo el mundo.

Responsables militares estadounidenses dicen temer que China puede estar contemplando invadir la isla. En 2020, 380 aviones de las fuerzas aéreas chinas fueron detectados en la zona de defensa aérea de Taiwán. En lo que va del año, ya son más de 600.

Un conflicto de larga data

Taiwán y China se separaron en la Guerra Civil entre nacionalistas y comunistas en 1949. No obstante Taiwán, una democracia de 23 millones de habitantes, vive bajo la constante amenaza de una invasión china, que considera a la isla un territorio díscolo. Beijing aumentó la presión sobre Taipei desde la elección en 2016 de la presidenta Tsai Ing-wen, quien dice ver a la isla como «independiente» y no como parte de «una sola China».

Bajo el mandato del presidente Xi Jinping, los aviones de combate chinos cruzan el área de identificación de defensa aérea de Taiwán (ADIZ) prácticamente a diario. ADIZ no es lo mismo que el espacio aéreo de Taiwán, sino que incluye un área mayor que se solapa con parte de la zona de identificación de defensa aérea de China continental e incluso con parte de su territorio.

La protección de Taiwán es un tema que convoca a Washington y a un número creciente de países occidentales que se unen a Estados Unidos en los ejercicios de «Libertad de Navegación», con los que se busca contrarrestar los reclamos de Beijing sobre el Mar de China Meridional y el strecho de Taiwán.

Ned Price reiteró el domingo que Estados Unidos «continuará ayudando a Taiwán a mantener una capacidad suficiente de autodefensa». «El compromiso de Estados Unidos con Taiwán es sólido como una roca y contribuye al mantenimiento de la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán y en toda la región», agregó el funcionario del Departamento de Estado.

Taiwán es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos debido, sobre todo, a que Washington es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de un eventual conflicto bélico con China.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry