La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada, con 133 votos a favor, el proyecto sobre el impuesto a las grandes fortunas, el que deberá, ahora, ser tratado en el Senado, gracias al apoyo de bloques menores de la oposición.

A lo largo del debate los legisladores oficialistas defendieron el proyecto con el argumento de reforzar las arcas públicas debido a la caída de la recaudación, y la necesidad de asistir al sistema sanitario y productivo, mientras que desde la oposición sostuvieron que es un “impuesto confiscatorio”.

La iniciativa contó con 133 votos a favor, del Frente de Todos y bloques provinciales; 115 en contra, de Juntos por el Cambio, y 2 abstenciones de la Izquierda. El debate, que duró más de 13 horas, estuvo marcado por fuertes cruces y chicanas con el bloque de Juntos por el Cambio, que anticipó su rechazo al nuevo gravamen por considerar que será confiscatorio y obstaculizará las inversiones empresarias. Con este mismo espíritu, alrededor de las 3 de la madrugada, comenzaron los discursos de cierre de los jefes de bloque.

A la hora del conteo final, lo que se pudo observar es que el oficialismo esta vez perdió dos votos: el de una habitual aliada como Alma Sapag, del Movimiento Popular Neuquino que dio un duro discurso (dijo que traerá “más costos políticos y sociales que beneficios económicos” y que se judicializará) y el del santiagueño del Frente de Todos, Bernardo Herrera, internado con coronavirus.

Asimismo, el conteo de los votos reflejó los acuerdos previos con gobernadores como Juan Schiaretti, de Córdoba Federal, y el radical Gerardo Morales que como en el Presupuesto 2021 aportaron votos.

El proyecto

El proyecto de ley de Aporte Solidario Extraordinario alcanzaría a poco más de 9.200 personas que tienen patrimonios declarados de más de 200 millones de pesos. En sus ejes centrales establece que es un aporte por única vez que va a alcanzar exclusivamente a las personas humanas de elevado nivel patrimonial. Sólo están incluidos quienes posean una riqueza declarada superior a los 200 millones de pesos, con una alícuota del 2%, que incrementa a medida que el patrimonio es mayor.

Alrededor de la mitad de los 9200 personas que serían alcanzadas por este aporte tiene declarados una fortuna que va de los $ 200 millones a los 400 millones de pesos. En ese sentido, la tasa más alta del impuesto alcanza, según los datos aportados por la Afip, a menos de 300 personas.

En el caso de que los bienes declarados estén en el exterior, las alícuotas son un 50% mayor.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry