Johnny Deep interpreta a Eugene Smith, el maestro del ensayo fotográfico, en ‘El fotógrafo de Minamata’. La película está basada en el último trabajo que hizo el genial fotógrafo para denunciar uno de los delitos más graves contra el medio ambiente y la población de los años setenta: la contaminación consciente y prolongada por el vertido de mercurio. Por fin se estrena en los cines.

Es una película protagonizada y producida por Johnny Deep. El director es Andrew Levitas que aparece en la red como pintor, escultor, cineasta, escritor, productor, fotógrafo, actor y restaurador. Demasiadas profesiones para hacerlas todas bien. Y la película tiene varios problemas. Y lo que destaca, por encima de todo, es el trabajo de Johnny Deep.

Eugene Smith es un fotógrafo en horas bajas. Tiene problemas de salud, de drogodependencia, de dinero… Un día le visitan una pareja para hacerle una entrevista comercial. Él lo admira y ella asegura desconocer su trabajo. Luego quedan en un bar y ella le confiesa que lo ha elegido para visibilizar el problema de contaminación que azota a su pueblo.

Eugene Smith mueve todos los hilos para convencer al director de la revista ‘Life’, y se va a Japón con la chica. En principio va por motivos económicos, pero al final ganan la ética y el corazón y, a pesar de una serie de dificultades, consiguen su objetivo. Por supuesto, hay una historia de amor por medio.

Todo está rodado para dirigir al espectador. Aquí tienes que llorar, en este momento tienes que llorar, reír ahora… Todo roza la épica, cada plano tiene que ser más intenso que el anterior. El objetivo es concienciar. Desde la visita al hospital hasta los momentos en el que el héroe no puede con su vida. Y cuando llega el momento final, cuando dispara esa foto que hizo historia y que muchos citan como la Piedad del siglo XX, el director nos deja bien claro que todo se condensa en ese preciso instante.

La película cierra con los consabidos textos que cuentan las consecuencias de la historia que nos han contado y con innumerables fotografías de los desastres ecológicos que hemos sufrido desde entonces y que han sido denunciados siguiendo el camino que marcó Eugene Smith.

La película está basada en hechos reales. La vida de Eugene Smith tiende a la leyenda. Está marcada por el intento de suicidio de su padre en la época de la Gran Depresión. Los medios de comunicación no tuvieron piedad con esta historia trágica y provocó el odio visceral del fotógrafo hacia los medios sensacionalistas.

Desde muy joven trabajó con una cámara al cuello y empezó a ser conocido por lo difícil que era trabajar con él. Sin embargo, “gracias a su tremenda calidad y nivel de compromiso siempre le volvían a llamar”. Toda su vida estuvo peleando por sus ideas, por su forma de entender el mundo.

En 1970 fue víctima de una paliza. En su convalecencia conoció a Aileen Mioko, una traductora con la que se terminó casando. Un año después fue con ella a la aldea de Minamata para denunciar los efectos del mercurio vertido por la empresa Chisso en la laguna donde pescaban los aldeanos.

A pesar de su salud precaria, pudo terminar este proyecto gracias a Aileen Mioko, su mujer. Ella realizó una cuarta parte de las fotografías y organizó todas las notas para que pudiera ser publicado en la revista ‘Life’ el 2 de junio de 1972. Este ensayo fue fundamental para conseguir que en 2001, la empresa Chisso pagara 2,18 millones de dólares a las familias afectadas.

Fuente: Espinof

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry