En la primera misa del 2022, el Papa Francisco llamó a “trabajar para promover a las madres y proteger a las mujeres” durante su discurso en la Basílica de San Pedro, por la Misa de la solemnidad de María Santísima Madre de Dios.

La celebración también fue alusiva a la Jornada Mundial de la Paz, y allí Bergoglio condenó la violencia de género con una frase concreta: “Herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer, no de un ángel, no directamente”.

“Cuánta violencia hay contra las mujeres, basta. La Iglesia es madre, la Iglesia es mujer”, expresó el Papa en la homilía que se centró en la “meditación” que -según la tradición católica- tuvo María, indicada como madre de Jesús.

“Es una mirada consciente, que no se hace ilusiones y, sin embargo, más allá del sufrimiento y de los problemas, ofrece una perspectiva más amplia, la del cuidado, la del amor que renueva la esperanza”, agregó Francisco.

Francisco cerró la primera misa del año destacando la labor de la mujer: “Las madres, las mujeres, no miran el mundo para explotarlo, sino para que tenga vida.

Mirando con el corazón, logran mantener unidos los sueños y lo concreto, evitando las desviaciones del pragmatismo aséptico y de la abstracción”.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry