El gobierno británico salió al cruce de las acusaciones de la Unión Europea (UE) sobre un bloqueo a las exportaciones de las vacunas contra el coronavirus y sus componentes, en una nueva escalada de tensiones entre Londres y Bruselas por la distribución del fármaco de Oxford desarrollado por el laboratorio AstraZeneca,

Este martes, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, acusó al Reino Unido y a Estados Unidos de imponer restricciones a la exportación de vacunas y sus componentes producidos en su territorio, en un newsletter enviado a los ciudadanos.

El primer ministro británico, Boris Johnson, salió al cruce: «Permítanme ser claro: no hemos bloqueado la exportación de una sola vacuna de la Covid-19 o de sus componentes».

«Esta pandemia nos ha puesto a todos en el mismo bando en la lucha sanitaria mundial. Nos oponemos al nacionalismo de las vacunas en todas sus formas», agregó en una intervención en el Parlamento.

En sintonía, el ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, en una carta enviada al jefe de la UE planteó su preocupación por sus declaraciones y lo acusó de hacer afirmaciones «completamente falsas».

«Quería dejar las cosas en claro. El Gobierno del Reino Unido no ha bloqueado la exportación de una sola vacuna contra el coronavirus o sus componentes. Cualquier referencia a una prohibición de exportación del Reino Unido o cualquier restricción sobre las vacunas es completamente falsa», dijo el ministro en la carta a la que accedieron los principales medios británicos.

También un portavoz del Gobierno sostuvo que la afirmación es completamente falsa y consideró que la pandemia representaba «un desafío global y la colaboración internacional en el desarrollo de vacunas, y sigue siendo una parte integral de la respuesta del Reino Unido».

«Esta pandemia es un desafío global y la colaboración internacional en el desarrollo de vacunas sigue siendo una parte integral de nuestra respuesta», expresó.

En señal de protesta, el Reino Unido convocó a los representantes diplomáticos de la UE en Londres.

Según un responsable europeo, «se está preparando una respuesta» por parte de la UE, que exporta el 30% de sus vacunas, mientras que los británicos «no dan ninguna cifra».

La lucha por la adquisición de las vacunas contra el coronavirus puso de manifiesto la desigualdad en su acceso a escala global y desató una controversia entre la UE y Londres por retrasos en la entrega de las dosis en enero pasado.

El Reino Unido sólo tiene dos fábricas que producen la vacuna de AstraZeneca y el contrato firmado con el laboratorio, según admite la propia empresa, le obliga a dar prioridad al pedido británico.

Algo similar ocurre en Estados Unidos, donde una orden ejecutiva presidencial impide cualquier exportación de vacunas hasta que el país tenga suficientes para vacunar a su población.

Según un documento interno divulgado por la agencia de noticias AFP, la Comisión Europea aprobó 249 solicitudes de exportación de vacunas desde finales de enero, a unos 30 estados y regiones.

Así, la UE exportó 34,1 millones de dosis entre el 1 de febrero y el 9 de marzo, incluidas 9,1 millones al Reino Unido, más de un tercio del total de dosis administradas a los británicos hasta ahora.

Fuente: Télam

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry