Los precandidatos del Frente de Todos a vicepresidenta , Cristina Kirchner y a presidente, Alberto Fernández brindaron sus discursos de cierre de campaña en Rosario, frente al Monumento a la Bandera y rodeados de los dirigentes más altos del Frente de Todos, antes de las elecciones primarias del domingo.

"Soy inmensamente feliz, estoy absolutamente contento", dijo Fernández, quien habló después de Cristina Kirchner. Sus primeras expresiones fueron dedicadas a la expresidenta: "Cuando nos reencontramos con Cristina, en 2017, nos dijimos empecemos otra vez, a hacer las cosas de otro modo.

Entonces empecé a hablar con Cristina nuevamente. Y lo mejor que me pasó con Cristina es que rápidamente recuperamos el afecto que nos tuvimos", dijo Fernández.

"Hay momentos en la política que necesitan otras cosas. Están todos muy preocupados por cómo me voy a llevar con Cristina, nunca más me voy a pelear con ella", lanzó.

"Compromiso" con los gobernadores

Luego desarrolló una serie de críticas contra el Gobierno, que se mantuvieron presentes durante el resto de su discurso, así como varios mensajes a los gobernadores: "Hay muchos argentinos necesitando, que no pueden seguir desamparados. Gracias a los gobernadores, la Argentina que se viene va a tener a los gobernadores como parte de la conducción", dijo.

"Nacimos para darle dignidad a los que quedan al margen. Me dicen que hablo de economía porque me conviene, pero yo hablo de valores. ¿Qué sociedad podemos tener si abandonamos a nuestros abuelos? ¿Si se caen puentes y no nos preocupamos?", agregó.

"Nosotros, entre los que especulan y los que invierten y producen, votamos por los que invierten y producen", lanzó.

"Nos dicen que hay que soportar el presente para que venga algo mejor, les digo, cuántos semestres más creen que podemos esperar?", dijo, en otra crítica a la gestión deMauricio Macri.

Su discurso tuvo una fuerte cuota de emotividad: "Para nosotros el futuro es hoy. Está en ustedes, con el cariño que me han dado. Y con la convicción de que es una indecencia la realidad que se ha dado. No podemos comprometernos con esta miseria, vamos a poner de pie a la Argentina, como hicimos con Néstor", dijo.

En ese sentido, siguió:"No tengan duda, lo vamos a hacer, ya lo hice una vez. Estos personajes nos dejaron en default, con una moneda que se ha devaluado al 300 por ciento. Y salimos de ese laberinto por la dignidad de todo el pueblo argentino. Vamos a salir todos de esta situación", expresó.

Por último volvió a dirigirse a los gobernadores "Me quedo con un compromiso, con todas las provincias, estoy proponiendo construir una Argentina federal, que deje de declamar y sea un país federal. Empecemos a pensar la Argentina desde el interior del país", dijo. "Mi único deseo es que los chicos no piensen en alejarse de sus pueblos porque en sus pueblos no tienen posibilidades", expresó.

Y concluyó con un fuerte tono proselitista: "Me han llenado el alma, tienen de mí el total compromiso, la certeza de que nunca los voy a defraudar. Y como dije en una reunión de jóvenes, quiero que si alguna vez me ven claudicar, salgan a la calle y recuérdenme que les estoy fallando".