El Gobierno nacional acordó hoy con la Mesa de Enlace hacer una revisión sobre la cadena de producción y comercialización agroindustrial para determinar los costos e incidencias en el precio final de los alimentos de los diferentes eslabones, sin apelar al aumento de las retenciones o establecer cupos de exportación.

El entendimiento fue alcanzado en una reunión de más de una hora y media que mantuvo el presidente Alberto Fernández y parte de sus Gabinete con los titulares de las cuatro principales entidades agropecuarias que integran la CEEA, en Casa de Gobierno la tarde del miércoles.

Tras el encuentro, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, remarcó que lo más importante fue “la excelente disposición de todos para abordar un problema tan importante como es la accesibilidad de la población a los alimentos”.

En este sentido, “hubo acuerdo en explorar todas las posibilidades que permitan que la población pueda acceder a alimentos de manera accesible”.

Dichas posibilidades se enmarcan en hacer “una revisión de la estructura comercial tanto desde la exportación hasta la venta del producto y desde la venta del productor hasta la transformación de esas producciones dentro de lo que va finalmente a góndola”.

“Lo que hemos quedado es en revisarlo para ponernos de acuerdo, generar un diálogo intersectorial no solo con los productores sino con los distintos actores de la cadena para que podamos concluir con un objetivo que sea común a quienes son parte de las cadenas de producción de alimentos”, dijo.

Por otro lado, Basterra explicó que hubo una suerte de mala interpretación respecto a los dichos públicos del Presidente días atrás cuando repasó que el Estado contaba con herramientas para desacoplar los precios internos de los internacionales, como lo son las retenciones o la implementación de cupos de exportación, cuestión que motivó el pedido de audiencia de la Mesa de Enlace.

“El Presidente fue claro en cuanto a sus expresiones que fueron interpretadas de una forma y que él en realidad lo que claramente expresó es su voluntad de diálogo para resolver el problema y no para aplicar medidas y que bajo ningún aspecto hay una necesidad de recaudación fiscal como para que se presuponga que las declaraciones que él hizo tenían ese sentido”, sostuvo Basterra.

En este sentido, agregó que “lo que el Presidente dijo es que justamente él no quiere apelar a ningún instrumento de esta naturaleza. Y de hecho hemos tenido dos muy buenos ejemplos con instrumentos distintos como ha sido el acuerdo de la carne y el acuerdo del aceite”.

Por su parte, el presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Iannizzotto, sostuvo tras la reunión con el mandatario que “no ha habido ninguna manifestación de retenciones o intervención en los mercados”.

“Fue muy explícito en trabajar en el acuerdo y el diálogo para el tema precios de cómo podemos producir y exportar más y velar para que el tema precios este acorde a la realidad”, destacó el dirigente.

En la misma línea, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, indicó que aún “quedan conversaciones de por medio para trabajar con toda la cadena, corregir distorsiones. Le explicamos que el sector productivo tiene un componente mínimo en la composición del precio de góndola”.

“Lo que esta pidiendo (Fernández) es que entre todos encontremos la posibilidad de que los precios no se distorsionen o generen inflación y que repercutan sobre el conjunto de la sociedad argentina”, concluyó.

A su momento, Jorge Chemes, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), indicó que “va a haber una continuidad de reuniones porque hay que analizar cómo están funcionando las cadenas, porque el problema está dentro. Se entendió que nuestra participación en el precio final es baja, por lo que el problema está en el resto de la cadena”, que según él puede estar en “la industria, la comercialización y también el Estado a través de los impuestos”.

Por último, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, indicó que el campo se sumará a la mesa del Consejo económico y social.

“Hay que construir hacia futuro por eso nos vamos a sumar al Consejo económico y social. La economía se tiene que sanear” dijo y agregó que “hay un problema de ingresos que es producto de la inflación. Por eso es lo que hay que controlar”.

Estuvieron junto a Fernández el canciller Felipe Solá; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco.