India registró este viernes 4.000 muertes por coronavirus, el tercer día consecutivo en alcanzar o superar esta cifra, mientras que los contagios experimentaron un ligero descenso y se situaron en 343.144 en 24 horas.

Con este nuevo dato de fallecimientos, el país asiático alcanzó las 262.317 muertes desde el inicio de la pandemia, indicó el Ministerio de Salud indio en su último balance.

El segundo país más afectado por el coronavirus del mundo en términos absolutos, solo por detrás de Estados Unidos con 32,8 millones de infecciones según la Universidad Johns Hopkins, cruzó hoy la barrera de los 24 millones de casos.

India se encuentra sumida en una virulenta segunda ola del coronavirus y su tasa de positividad ronda el 20 %, lo que pone de relieve la gravedad de la situación ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la pandemia se encuentra bajo control en un país si este dato se encuentra por debajo del 5 %.

El país asiático superó a principios de mayo las 400.000 infecciones diarias en varias ocasiones, por lo que el descenso de los casos registrado en los últimos días alimenta las esperanzas de que la India haya superado lo peor de la segunda ola.

Sin embargo, expertos han advertido que la covid-19 se extiende rápidamente por el medio rural donde la cobertura sanitaria es peor y no se realizan suficientes pruebas como para mostrar una imagen fiel de las infecciones diarias.

La segunda ola ha saturado el sector sanitario en parte del país, y provocado decenas de muertes de pacientes de coronavirus por la falta de oxígeno médico.

Las autoridades de Nueva Delhi, tras semanas de escasez de oxígeno, revelaron el jueves que lo peor parece haber pasado.

“En Nueva Delhi, hasta hace unos 15 días, los casos de coronavirus no dejaban de crecer. La tasa de positividad aumentó al 35 % (…) y miles de pacientes eran admitidos diariamente. Ahora la tasa de positividad se ha reducido al 14 % y los casos diarios se han reducido a 10.400”, dijo en una intervención en vídeo el número dos del Gobierno capitalino, Manish Sisodia.

La campaña de vacunación lanzada en enero es vista como la única salida a esta crisis, pero el ritmo es menor que el esperado con solo 2 millones de dosis administradas durante la última jornada en este país de 1.350 millones de habitantes.

Hasta el momento, el país asiático inoculó un total de 179 millones de vacunas y casi 40 millones de personas recibieron las dos dosis, una cantidad que no logra cumplir con el objetivo inicial de tener a 300 millones de personas inmunizadas antes de julio.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry