Se trata de Ignacio Retondo y Franco Jesús Lykan. Ambos se desligaron de la acusación de violación y dieron su versión de los hechos por los que se los imputó junto a los otros 4 acusados.

Los dos jóvenes ampliaron su declaración indagatoria al calificarse como “inocentes” y aseguraron que tuvieron un “mínimo contacto con la víctima”.

Los seis detenidos por la violación en grupo ocurrida en el barrio porteño de Palermo, el pasado 28 de febrero, fueron convocados ayer por el juez en lo Criminal y Correccional 21, Marcos Fernánfez, y el titular de la Fiscalía, Eduardo Rosende, para ampliar su indagatoria. De esta manera, se les ampliará la imputación con nuevas pruebas, según consignó La Nación.

Los acusados Retondo y Lykan, de 22 y 24 años respectivamente, fueron los únicos que aceptaron declarar y en ese marco, se desligaron de las acusaciones al considerarse inocentes. Los demás, Ángel Pascual Ramos, de 23; Steven Alexis Cuzzoni, de 20; Lautaro Dante Ciongo Pasotti, de 24 y Thomás Fabián Domínguez de 21, se negaron a hacerlo.

A todos, se los acusa de haber actuado premeditadamente, es decir, “siguiendo un plan previo, con acuerdo de voluntades y roles” por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal, agravado por la participación de dos o más personas”.

El mismo prevé una pena de 8 a 20 años de cárcel. La acusación prosigue con “lesiones leves” que fueron provocadas a uno de los vecinos con los que se enfrentaron previo a ser detenidos.

Las declaraciones de ambos coincidieron: se habían juntado con otro de los acusados, Ciongo Pasotti, para ir a la casa de otro amigo en común en Villa Adelina. Allí cenaron, pasaron por sus casas, luego por San Telmo y terminaron en Plaza Serrano.

Retondo contó durante la noche tocaron la guitarra y consumieron bebidas alcohólicas compradas en distintos kioscos; admitió que consumió cocaína y que llegaron a una esquina donde se juntó gente a raíz de la tocata.

Entre ellos, había un ciudadano colombiano y “estos tres pibes con la piba”, dijo en referencia a los otros tres acusados Ramos, Cuzzoni y Domínguez, a los que su grupo no conocía previamente.

Luego, el imputado dijo que vio a uno de los chicos -sería Ramos- comenzar a “tener relaciones” con la víctima, y que “entre Lautaro y el rasta de remera celeste (Ciongo Pasotti y Domínguez) hacían “comentarios” y decían que “tenían ganas de subir al auto”.

Remarcó que él le advirtió a Ciongo Pasotti “que no daba, que no pintaba, encima había gente pasando”, que varias veces se lo dijo, pero que de todas formas Lautaro “se subió al auto”, al asiento del conductor, y allí vio que tuvo contacto con la chica, tal publicó La Nación.

DECLARACIONES DE LYKAN

Lykan también negó haber tenido contacto con víctima. Dijo que “no ingresó al after”, sino que se quedó en la puerta con la guitarra.

Afirmó que consumió vino y una pastilla de clonazepam y comenzó a sentirse mal y dormirse. Y según su relató fue entonces cuando pidió a su amigo Ciongo Pasotti que le abriera el auto para irse a dormir, quedando allí “desmayado”.

Dijo además que cuando se despertó “de golpe”, vio lo que sucedía afuera y que su amigo Retondo “tenía el ojo todo hinchado” porque le habían pegado “una patada en la cara”, por lo que lo defendió. Luego fue arrestado por un policía.

Que te pareció esta nota?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry